El Toyota Yaris Cross se fabricaría en Brasil

Según medios de Brasil el SUV derivado del Yaris europeo será producido en la planta de Sorocaba en 2024 y desde allí llegaría a nuestro país.

Toyota tendría un novedoso vehículo en poco tiempo más en el mercado argentino si es que se cumple lo que anticipan medios importantes de Brasil. Se trata del SUV que competirá con EcoSport, T-Cross y otros compactos, pero por debajo de Corolla Cross. Tendrá plataforma TNGA-B y 2,56 metros entre ejes y opción híbrida. Con este producto Toyota le pondrá fin a tantos años de ausencia en el segmento de los SUV de fabricación regional e introducirá en su polo industrial de San Pablo dos nuevos modelos: el Corolla Cross, que competirá entre los medianos (segmento C), y el Yaris Cross, que buscará ganarse un lugar en la categoría compacta (segmento B).

El Toyota Yaris Cross se producirá en la planta de Sorocaba, Brasil, desde 2024 (el Corolla Cross lo hará desde 2021). Todavía sin confirmación oficial, lo dio por hecho el portal paulista Autos Segredos, de información –generalmente– muy confiable acerca de futuros lanzamientos regionales y la información ha sido reproducida por medios de nuestro país.

Este SUV compacto se iba a presentar este año en el Salón del Automóvil de Ginebra, que tuvo que ser cancelado por el coronavirus. Toyota lo develó virtualmente, con datos técnicos y fotos, aunque el modelo regional podría contar con diferencias estéticas frente a la versión europea.Se especula con que llegará de la mano de la segunda generación del Yaris. Estaría basado en la plataforma TNGA-B (por Toyota New Global Architecture para el segmento B), una variante de la que utiliza el Corolla pero pensada para modelos compactos.

Nuevo Toyota Yaris Cross

 

Cabe tener en cuenta que el actual Yaris regional, desarrollado en Tailandia bajo la plataforma EFC, está próximo a recibir una actualización por lo que todavía tiene vida comercial por delante. Su recambio generacional se daría justamente en 2024 pasando a unificarse con el modelo europeo –cuyo diseño ya se registró en el INPI-, lo que marcará también la introducción de la nueva plataforma modular TNGA-B o GA-B. Una vez que esta arquitectura sea radicada en el complejo industrial, podrán fabricarse otros productos derivados, entre los que por supuesto está el SUV.

Inspirado en la RAV4 y no tanto en el Yaris hatchback del que deriva, el Yaris Cross apuesta por trazos más rectos aunque con los bordes redondeados, ganando una imagen que combina robustez con modernidad. Está claro que, al contrario del C-HR, no busca innovar en su estilo, pero sí ofrecer una figura que resulta atractiva y que no divida opiniones. Desarrollado sobre la plataforma TNGA-B es algo más chico que algunos de sus rivales, ya que mide 4.180 mm de largo, 1.765 mm de ancho y 1.560 mm de alto, con una distancia entre ejes de 2.560 mm y una capacidad de baúl de 390 litros.

Puertas adentro comparte con el hatchback europeo la plancha frontal del tablero y parte del diseño de los paneles de las puertas. Allí se observan formas más tridimensionales y redondeadas como en las salidas de aire o el centro del volante. El instrumental es digital y se complementa con el head up display. Mención aparte para el sistema multimedia, con pantalla táctil tipo tablet flotante, que muestra además diversos parámetros del sistema híbrido.

Toyota Yaris Cross interior

En cuanto a su mecánica, el Yaris Cross se ofrece en Europa con un sistema híbrido, compuesto por un motor naftero de tres cilindros y 1.5 litros (de ciclo Atkinson) acoplado a un motor eléctrico alimentado por baterías de iones de litio autorrecargables con el que desarrolla en conjunto 116 CV y 120 Nm de torque, asociado a una caja manual de 6 marchas o automática CVT. En nuestra región, en cambio –siempre según la publicación brasileña- adoptaría el motor naftero 1.5 VVTi ya conocido en el Etios junto con una opción híbrida con el mismo conjunto mecánico de 122 CV del Corolla, aunque esto podría variar ya que no está confirmado oficialmente.

El Yaris Cross competirá en una franja del segmento compacto en la que, hasta ahora, Toyota nunca tuvo participación. Será rival de Ford EcoSport, Volkswagen T-Cross, Chevrolet Tracker, Jeep Renegade, Nissan Kicks, Honda HR-V, Hyundai Creta, Peugeot 2008 y Citroën C4 Cactus, entre otros modelos.