“Falta que los equipos le den un auto ganador a una mujer“

Tatiana Calderón es piloto de desarrollo en Alfa Romeo F1, correrá en las 24 horas de Le Mans y en la Super Fórmula Japonesa.

Tatiana Calderón es una de las mujeres que más alto han llegado en el mundo del automovilismo en las últimas décadas. La colombiana de 27 años fue protagonista durante tres años en la GP3 (Hoy F3), corrió en F2 durante 2019 y probó el Alfa Romeo de Fórmula 1, equipo al que está vinculada desde hace 3 años. Sus próximos compromisos serán competir en el exigente campeonato japonés de Super Fórmula, cuyos autos son los más cercanos a un F1 y también correrá junto a otras dos damas, Sophia Floersch y Katherine Legge, en las 24 Horas de Le Mans. 

Tatiana pasó por Carburando En Casa desde su residencia en Madrid y habló de todo. Su actualidad, la relación con Kimi Raikkonen, la resistencia al avance de la mujer en el automovilismo y el duro momento al perder a su compañero Anthoine Hubert, entre otros temas.

 

Lo primero que manifestó la colombiana fueron sus ganas de regresar a las pistas mientras cumple con los cuidados necesarios en esta pandemia: “Con muchas ganas de volver a la acción cuando sea seguro hacerlo. En Madrid están empezando a abrir las cosas. Tengo un simulador y estoy haciendo algunas carreras virtuales“.  

En relación con su nuevo desafío en Japón dijo: “Me ahorré 14 días de cuarentena (a comienzos de marzo) porque estuve en Japón conociendo la Super Fórmula. Fueron dos días de pruebas. Será un gran desafío en un equipo nuevo con circuitos nuevos. Es de los autos más rápidos que he manejado, más que un F2. Es lo más cercano a un F1. También estuve con Sacha (Fenestraz) y me dio consejos acerca de cómo manejar “La Bestia“ como él llama a este auto. Tienen un nivel de pilotos muy alto. En la carrera hacia la F1 esta es la mejor preparación. Tengo muchas ganas de seguir explorando esta categoría y empezar en la parte de resistencia que también es algo nuevo para mi. (Le Mans)

 

La resistencia al avance de la mujer en el automovilismo sigue siendo algo con lo que deben lidiar. Así lo analiza la colombiana: “Cuando has llegado a un equipo de F1 y has manejado uno y eres piloto de pruebas de uno, es como que te respetan un poco más, pero sigue habiendo un poquito de resistencia. No se nos dan a veces las oportunidades que tal vez nos mereciéramos en equipos buenos, en la F2 y en la F3. Falta que los equipos crean que le puedes dar un auto ganador a una mujer y que puede llegar a ganar. Pero sí he visto muchos cambios a nivel ingenieras, jefes de equipo y en distintas áreas. Soy parte del programa de la FIA “Women in MotorSports“. Se han hecho mas eventos con niñas pequeñas para tratar de animarlas, mostrarles todas las oportunidades que hay en el automovilismo para que las mujeres podamos competir mano a mano en este deporte. Es importante y el progreso se verá en un par de años. Ojalá que ese único escalón que nos falta que es llegar a la F1, pues me den esa posibilidad en el futuro cercano“.

 

Su rol dentro del equipo Alfa Romeo permite que comparta momentos con los pilotos titulares. La pregunta apuntó a su vínculo con Kimi Raikkonen: “Cuando estaba en la presentación del C39 y estaba al lado mío Kimi Raikkonen, fue increíble. Es una persona de pocas palabras pero es muy querido en el equipo. La parte técnica es impresionante, es un manual. El no dice tengo sobreviraje o subviraje, él dice lo que hay que hacer. Pero yo soy tímida y él no habla mucho, entonces no hemos compartido tanto. Tal vez mas con su fisio terapeuta y con Antonio (Giovinazzi)“.

 

Tatiana compartió el equipo con Anthoine Hubert el año pasado en Fórmula 2. El francés perdió la vida al protagonizar un accidente en el circuito de Spa-Francorchamps, Bélgica. “Nunca había pasado un momento tan difícil en mi carrera. Uno sabe del riesgo pero cree que nunca va a pasar. Me costó muchísimo asimilarlo. Gracias a una situación así uno se da cuenta de las oportunidades que tiene, de que hay que disfrutar el día a día. Ahora respeto muchísimo más mi trabajo y creo que soy una privilegiada de poder hacer lo que más me gusta. Obviamente te planteas muchísimas cosas. (Hubert) Era muy cercano a mi, una persona muy sencilla con una familia muy parecida a la mía, su padre iba a todas las carreras, tenia un hermano como yo tengo a la mía que no se perdía una carrera y estaba siempre ahí al lado, entonces fueron momentos muy difíciles, pero si hay algo que aprendí es que toca disfrutar de esas oportunidades que tenemos, de cada vez que estamos en la pista porque a veces se nos olvida disfrutar por la presión que nos ponemos nosotros mismos“.