George Harrison y su relación con la Fórmula 1

El guitarrista de los Beatles fue un gran fanático de la Fórmula 1. Solía presenciar los Grandes Premios y era amigos de algunos pilotos.

George Harrison tuvo una vida al límite. Desde su llegada a los Beatles, cuando sólo tenía 14 años, el británico tuvo una pasión por la Fórmula 1. De hecho, dos años antes, acudió al circuito de Aintree, en donde Stirling Moss se llevó la victoria.
 
“En mi colección, tenía fotos de coches de varios equipos como BRM, Vanwall y Connaught” reconoció alguna vez Harrison a la revista inglesa F1 Racing.  Los Beatles saltaron a la fama en plena década del 60', y eso le imposibilitó de disponer de tiempo libre para ir a los Grandes Premios.
 
Cuando podía, el Beatle se paseaba por los paddocks y se hizo amigos de pilotos como Graham Hill, Jim Clark, o Jackie Stewart. Con este último terminaría forjando una gran amistad que trascendió los circuitos.
 
 
En los 70’ se produjo la separación de los Beatles, luego de un clima insostenible entre los cuatro integrantes. Allí, George tuvo más tiempo para acudir a los paddock de la Fórmula 1. En esa época se hizo amigo del brasileño Emerson Fittipaldi, dos veces campeón del mundo. 
 
 
En un single que sacó en 1979, llamado Faster, fue dedicado a todos los pilotos de Fórmula 1. Su sueño lo cumplió cuando manejó un auto de Fórmula Uno: un Lotus 18 de 1961, similar al usado por Sir Stirling Moss en aquel año.
 
Su pasión fue más allá y Harrison ayudó económicamente a una de las promesas del automovilismo británico en sus comienzos: Damon Hill. Finalmente, en 1996, Hill se consagró campeón de la Fórmula 1. Las visitas de a los boxes de los Grandes Premios se dieron hasta su fallecimiento. La última vez fue en Canadá, en el 2000.