"Hamilton es bueno, pero no es Dios" dijo Verstappen

Verstappen empieza la guerra psicológica contra Hamilton: "es bueno y quizás Dios está con él, pero él no es Dios", dijo en Londres.

Max Verstappen tendrá en 2020 su primera gran oportunidad, real y concreta, para luchar por el Mundial de pilotos de Fórmula 1. El año pasado demostró su poderío haciendo pole positions y ganando carreras, dejó un sobrepaso sobre el hexacampeón para la historia en Brasil y espera que esa tendencia se mantenga este año, con Red Bull volcado para que así suceda aunque eso comprometa el monoplaza del revolucionario reglamento 2021.

La batalla por el título empieza en la guerra psicológica: si hace unas semanas, Mad Max acusaba la ventaja mecánica del británico ("Lewis no ha tenido los mejores compañeros de equipo en los últimos años. Si tienes el auto adecuado puedes vencer a todos"), ahora habla de sus cualidades como piloto en un evento en Londres.

Max Verstappen está convencido de que le puede ganar a Lewis Hamilton con el auto adecuado. El piloto de Red Bull tiene claro que el hexacampeón no es invencible y tiene ganas de luchar contra él por el título este año.

"Lewis es muy bueno, sin duda uno de los mejores. Pero no es Dios. Quizás Dios está con él, pero él no es Dios. Si nunca tiene presión real, puede pilotar al 97 o 98 por ciento y así nunca se cometen errores. Pero si empezamos la temporada a dos décimas (de Mercedes), sí podemos aplicar esa presión y estoy deseando formar parte de esa batalla", resumió el holandés en declaraciones que recogió la agencia PA. 

Con 22 años, Verstappen afrontará su sexta temporada en la Fórmula 1, la quinta en Red Bull, una escudería con la que ha renovado hasta 2023 incluido. Es el centro del proyecto energético para volver a ganar Mundiales y recuperar la racha triunfal de principios de década, lograda junto a Sebastian Vettel. Suma ocho victorias, dos pole positionss (él cuenta tres, pero fue sancionado en México) y 31 podios en 102 grandes premios y finalizó 2019 en la tercera plaza de la clasificación, su mejor resultado. Ahora espera mejorarlo y eso pasa por encarar directamente a Lewis Hamilton.

"Lewis es muy bueno. Definitivamente es uno de los mejores, pero no es Dios. Quizás Dios esté con él, pero no es Dios", comentó. "Sí, puedo vencer a Lewis; depende mucho del auto, por supuesto. Cuando puedes presionar, por supuesto que se vuelve mucho más difícil para el que lidera. Si nunca tienes presión, puedes pilotar al 97% ó 98% y nunca cometes errores o quizás sólo en un fin de semana de los 21 ó 22. Incluso si empezamos a dos décimas de segundo de distancia, puedes aumentar la presión y me gustaría empezar ahí directamente", explicó el de Países Bajos.

"Cuando te sale todo como equipo en situaciones bajo presión como Brasil, por ejemplo, pero también en situaciones difíciles como Alemania, ves que la escudería brilla en comparación con otras. Tengo ganas de tener esa lucha y de estar realmente cerca, estoy seguro de que lo podemos hacer mejor", destacó el piloto de Red Bull.

Verstappen es consciente de su rótulo de piloto agresivo dentro de la grilla. El año pasado fue motivo para que Hamilton le diera más espacio en Interlagos mientras luchaba, sin embargo, Max no se toma esto como una ventaja. "En Brasil luchamos duro y de forma muy limpia. Sé que lucho duramente, pero es porque siempre intento conseguir el mejor resultado y siempre lo hecho así", apuntó Max, que recuerda que uno de los puntos que le falta desarrollar es saber medir cuánto arriesgar en una lucha por el título.

"Cuando luchas por el título, tienes una mentalidad diferente. No estábamos en esa batalla, así que sabes que tienes algunas carreras en las que quizás puedes ganar y lo intentas todo para vencer. Se trata de una mentalidad muy diferente la que tienes que tener y Lewis es muy bueno a la hora de juzgar cuándo tiene que ir a por todas y cuándo debe ser más conservador. Depende de la situación en la que estés", señaló Verstappen.

"Tenemos que esperar y ver cómo nos va en los test de invierno, pero tengo muchas ganas. Todo el mundo está motivado, sobre todo tras el final del año pasado", revela.