La ciudad de Monza resiste, en medio del brote más fuerte de Europa

Monza está a solamente 71 km de Codogno, epicentro del brote de coronavirus en Europa. Imágenes de una ciudad sacudida por la pandemia.

Si hay un autódromo con historia en el mundo es el de Monza. Se trata de la "Catedral de la velocidad", no solamente por sus veloces y diferentes dibujos, sino por lo peligroso que fue a lo largo de su existencia desde 1922. Hoy el coronavirus ha invadido al mundo y en especial la región de Italia que rodea al mítico circuito del Gran Premio de Fórmula 1.

La pandemia no cede con su avance en Europa y Lombardía es la región más afectada en Italia. En las últimas horas, el país anunció un nuevo récord en cantidad de muertes con un total de 793 en las últimas 24 horas. Así, hasta ayer, Italia sumaba 4.825 fallecidos y más de 50 mil contagios. Y lo peor, ya no cuenta con capacidad de atención en sus hospitales, que están colapsados.

En medio de la dramática situación la ciudad de Monza resiste al coronavirus y espera que en las próximas semanas pueda contenerse la ola letal que está azotando al país y en especial la región cercana a la ciudad histórica gracias a su mítico autódromo. Es que el escenario de los Grandes Premios de Fórmula 1 y monumento histórico del automovilismo creado en 1922, está sufriendo como nunca antes los castigos de la pandemia. 

onza está a solamente 71 kilómetros de la ciudad de Codogno, en donde se halló al "paciente cero" en el inicio de los contagios que hoy suman más de 50 mil. Y Codogno hoy sigue siendo una ciudad sitiada, sin gente, sin  ruido, sin vida y con el flagelo de la enfermedad en cada rincón. 

Otros sitios muy relacionados con el automovilismo no están muy lejos del mayor brote de Covid-19. Por caso la ciudad de Milan está a 58 km de Codogno, Maranello, en donde está la sede de Ferrari está a 139 km, Imola se encuentra a 203 km, y Faenza, sede de Minardi y Toro Rosso, queda a 217 km de la ciudad más castigada.

Este fin de semana se conoció el testimonio de un enfermero, del hospital de San Gerardo de Monza, que contó a la agencia oficial de noticias italiana ANSA cómo afecta a la salud el ataque del coronavirus:

“Sería precioso poder poner en contacto a los pacientes del departamento de reanimación con sus seres queridos, pero no hay posibilidad, están aislados. Para colmo, no podemos ponernos a pensar en llamadas, porque de repente, sin motivo aparente, los pulmones de algunas de esas personas dejan de funcionar, como si se apagaran, a veces sin que se logre recuperar la situación”.

Ciudad de Monza, en zona roja por la pandemia

Además remarcó que es fundamental acatar y seguir las indicaciones del Gobierno para quedarse en los hogares y evitar que el Covid-19 se siga propagando de persona a persona:

“El decreto del gobierno (italiano) impone a los ciudadanos que se queden en casa, algo que todavía hoy muchos no comprenden; así que por nuestra parte hacemos un ruego, casi una oración, para que la gente se quede en casa. Si respetan el confinamiento quizás dentro de 20 días podremos ver una mejoría”.

Las imágenes que circulan de la ciudad de Monza hablan por sí mismas. Más que la foto frente al hospital San Gerardo, la ciudad se ve semi desierta. Con gente con barbijos y poca circulación. Se respira miedo. Se vive con incertidumbre y también con esperanzas de que esto pase rápido.

Parco di Monza, cerrado

El Autódromo Nacional de Monza se encuentra cerrado por razones obvias, en la espera que con el tiempo la pandemia desacelere su paso. Las puertas del Parco di Monza están cerradas y no hay ruido de autos de carrera. El autódromo con más historia de Italia permanece en silencio y los habtitantes de Monza rezan para que la pandemia cese...

ASI ESTÁ MONZA

 

Ciudad de Monza, en zona roja por la pandemia

Monza resiste al coronavirus

Monza, ciudad sitiada