La llegada de Peugeot le dará impulso al Mundial de Resistencia

Peugeot se unirá al equipo Rebellion para su regreso al Mundial de Resistencia (WEC) desde 2022 en la categoría de Hypercars.

Hace pocos días PSA confirmó la participación de Peugeot Sport en el Mundial de Resistencia (WEC), con compromiso de participar del campeonato completo durante la temporada 2022/2023 con un modelo híbrido. Esto significa que el próximo año, de tener algo listo ya comenzarán a probar a algunas carreras.

La llegada de Peugeot es interesante debido a que el WEC recientemente cambió las reglas del juego con respecto a la máxima categoría en competencia, pasando a un formato de autos superdeportivos modificados (hypercars) los cuales, tienen que derivar de algún modelo homologado para la producción, tal como fue la época de los GT1. La apuesta de los franceses constituiría un tercer equipo oficial y anunciaría la llegada de un hiperdeportivo para la venta al público en los próximos años.

El último proyecto de Peugeot en Le Mans fue entre 2007 y 2011 con su 908 HDi FAP con motor diesel, ganando la 24ª edición. Tras haber desarrollado una versión híbrida, canceló abruptamente su proyecto LMP1 en vísperas de la temporada inaugural del WEC en 2012.

En 2017 descartaron un posible regreso a LMP1, reforzando su compromiso con el Mundial de Rallycross, antes de abandonar el campeonato al final del año siguiente, y terminar su exitoso programa en el Dakar después de la cita de 2018.

La entrada de Peugeot supone un gran impulso para la nueva normativa de hiperautos del WEC, que hasta ahora solo contaba con Toyota y Aston Martin confirmados, aunque Glickenhaus y ByKolles también planean estar presentes al comienzo de la temporada 2020/21. Para la categoría es un paso adelante más, en su idea de empezar a aglutinar marcas que desarrollen autos súpern deportivos con motorización híbrida y que puedan tener salida comercial en unidades de producción. Es decir, fabricar un auto súper deportivo de calle que con algunos agregados reglamentarios y motrización hibrida se pueda mostrar en la carrera más importante del mundo de la resistencia que es Le Mans. Precisamente es la idea de Peugeot.

PSA Motorsport aclaró en un  breve comunicado que el equipo formado junto a Rebellion Racing tendrá base en las instalaciones de Peugeot Sport en Versalles-Satory y que las primeras reuniones del plan de regreso de Peugeot al Campeonato Mundial de Resistencia (WEC),  serán en los primeros días de 2020 y su vuelta a las pistas en la temporada 2022

Antecedentes

Peugeot estuvo compitiendo durante 1991 a 1993 en una primera etapa con el 905, un bellísimo prototipo cuyo frontal, se asemejaba bastante al del 405, pero claramente mucho más estirado. El equipo de Peugeot ganó exactamente ocho de catorce carreras entre 1991 y 1992, además de ganar dos veces las 24 Horas de Le Mans en 1992 y 1993. Con las nuevas regulaciones, Peugeot abandonó el programa de resistencia para hacerse motorista en la F1, con unidades basadas en los motores diseñados para Le Mans.

El segundo stint de Peugeot llegó entre 2007 y 2011, con el 908 HDi FAP, participando de la categoría LMP1 y teniendo como principal rival a Audi, quienes al igual que los franceses querían demostrar que sus motores Diésel también podían correr. Y claro, en un inicio, los autos de Audi probaron ser mucho más confiables que los Peugeot, que por el contrario, eran más veloces que los alemanes. Peugeot conquistó tres campeonatos de equipo y de categoría (2007, 2010, 2010 para el Campeonato Intercontinental) más dos de piloto (2007, 2010), aparte de ganar Le Mans el 2009, triunfo que casi logran el 2008.

Peugeot vuelve a Le Mans