La maniobra que perjudicó a Guerrieri en la pelea por el Mundial

El español Mikel Azcona tocó de atrás a Esteban Guerrieri, que anduvo por el pasto y provocó el recalentamiento del motor del Honda.

Esteban Guerrieri (Honda) se ilusionaba con conseguir el Campeonato del Mundo de Turismo en el comienzo de la última carrera del WTCR, en Sepang, hasta que en la quinta vuelta un toque de atrás del español Mikel Azcona (Cupra), lo hizo transitar varios metros por afuera de la pista y el pasto que entró en los radiadores generó una alta temperatura en el motor del Honda, que derrumbó las ilusiones del argentino.

En el momento del incidente, Guerrieri lideraba la carrera y Azcona lo presionaba. Con el cuarto puesto en ese momento de Norbert Michelisz (Hyundai), el piloto de Ramos Mejía se estaba consagrando campeón por dos puntos. Hasta que a la salida de una curva, y en plena aceleración, el joven navarro tocó levemente el paragolpe trasero del coche de Guerrieri.

Leer Guerrieri luchó hasta el final, pero no pudo ser campeón

El argentino pudo volver a la pista y seguir luchando por el liderazgo. Sin embargo, poco después, su máquina empezó a perder rendimiento a medida que la temperatura del motor se elevaba por falta de refrigeración. Allí se le empezaron a esfumar las chances de coronarse campeón del mundo. Finalmente, terminó en el 22° puesto.

Azcona arribó segundo a la bandera a cuadros, aunque horas después las autoridades le aplicaron una penalización de “Drive Through”, con lo que le recargaron con 30 segundos. Cayó al 14° lugar y perdió la condición de “rookie del año”.

“Lo siento mucho por Esteban, no quería este final. Mientras él estaba luchando por el título, yo tenía detrás a Kristoffersson, con quien estaba luchando por el título de mejor debutante. No quería esto, no fue a propósito. No le golpeé deliberadamente. No me gusta esta situación. Lo único que le puedo decir a Guerrieri es que lo siento”, dijó Azcona sobre el incidente que costó dos campeonatos.