La odisea del argentino que viajó del Rally de México a Alemania

Matías Bustos Schmidt vivió momentos de tensión tras la tercera fecha del Rally Mundial

Matías Bustos Schmidt es un ingeniero argentino que trabaja para el equipo Hyundai y el pasado fin de semana vivió una situación particular durante la disputa del Rally de México, tercera fecha de la temporada 2020. Hoy ya se encuentra en la ciudad alemana de Aschaffenburg, su lugar de residencia.

“La realidad es que fue todo muy raro en México, porque de un día para el otro nos avisaron que la carrera se iba a terminar antes y que teníamos que administrar los medios para volver lo antes posible a Europa por el cierre de las fronteras. Esa fue la decisión de la organización y la gente de logística de Hyundai tuvo que buscarle la vuelta para poder acomodar los vuelos. Por suerte, el martes a las 19hs ya estaba en Alemania”, manifestó Bustos Schmidt en referencia a cómo se cortó la competencia en suelo azteca tras el último tramo del sábado.

Además, continúo: “Cuando estas inmerso en el trabajo y en una situación de carrera, sabes que van pasando cosas porque hablas con tu familia, pero tratas de aislarte y concentrarte en la tarea que te toca. Recién caímos a la realidad cuando se anuncia que se suspende la carrera y ahí tomamos conciencia de lo grave que era la situación”

En tanto, el cordobés relató la tensión que vivió al momento de tener que encarar el regreso a casa. “Fue muy estresante porque al margen de la gente que estaba en México por el rally, también estaban quienes vacacionaban que tenían la desesperación de volver al saber que se iban a cerrar las fronteras y no tenía certezas de cómo iban a poder entrar a su país. Fueron momentos difíciles, la gente de logística se pasó la noche sin dormir, pero pudieron encontrar la forma de regresar. Tuvimos que viajar en tandas, ya que no podíamos hacerlo todos juntos por la disponibilidad de pasajes. Hoy el 99% del plantel de Hyundai ya está en Alemania”, comentó.

Por otro lado, el ex ingeniero del Súper TC2000 señaló cómo se dieron cuenta de que la situación era realmente preocupante. “Creo que empezamos a tomar verdadera noción de lo que estaba pasando cuando llegamos al aeropuerto de la Ciudad de México, donde todo era más caótico, la gente estaba desesperada por viajar, en la farmacia no se podía encontrar alcohol en gel, barbijos, entre otros casos. Después no sabíamos que iban a pasar con los vuelos y al llegar a Alemania, nos preocupaba poder ir al supermercado porque se decía que en España e Italia había mucho desabastecimiento. Por haber viajado y estar en contacto con personas que puede ser o no portadora del virus, hoy tengo que estar en cuarentena y para eso había que prepararse. Teníamos la incertidumbre de que íbamos a encontrar”, expresó.

También, se refirió a lo que fue el arribo a Alemania. “La llegada fue algo sorpresiva porque acá se vive de una manera muy particular. No hay escasez de nada, la gente no está desesperada, compra sólo lo que necesita. Ante esto pude aprovisionarme, lo que ya me dejó más tranquilo. Por otro lado, los que viajamos estamos aislados por 14 días y lo vamos viviendo día a día”, detalló.

La reorganización del trabajo con Hyundai fue otro de los temas de los cuales habló el “Baty”. “Quienes podemos hacer trabajo home office, lo hacemos. Se evita la aglomeración de gente y esa medida se trasladó a nuestros talleres. Acá la mayor restricción que se tomó fue que se cerraron los parques, los restaurantes bajan la persiana a las 18 y no se permiten reuniones de más de 30 personas. Todavía podemos hacer deporte, pero tomando las medidas de seguridad necesaria. A comparación de España e Italia, acá está más tranquilo”, puntualizó.

Por último, Bustos Schmidt contó cómo vive su aislamiento en Aschaffenburg, localidad que se encuentra a 40 kilómetros de Frankfurt. “La ciudad donde estoy es una comunidad relativamente chica. Se formó un hospital de campaña para recibir a los posibles casos y mantenerlos aislados. No se sabe exactamente el número que hay, pero no son una gran cantidad. Aunque no se puede asegurar nada porque esto es día a día, hora a hora”, finalizó.