Las 24 horas de Le Mans se retrasarían para agosto

Las 24 Horas de Le Mans pueden cambiar de fecha y se realizarían en uno de los dos últimos fines de semana de agosto. Aún no hay definición.

La pandemia sigue afectando directamente a los grandes eventos deportivos de 2021 y uno de los clásicos del automovilismo mundial no sería la excepción. Según medios europeos Las 24 Horas de Le Mans pueden cambiar de fecha y retrasarse un par de meses, hasta agosto, a uno de los dos últimos fines de semana de agosto.

La histórica competencia del resistencia y parte del Mundial WEC fue programada inicialmente para los días 12 y 13 de junio, pero chocan de lleno con las restricciones que el gobierno francés ha establecido para los espectáculos de masas debido a la continuidad de la pandemia.

El Ministerio de Cultura de Francia ha establecido un límite de 5.000 espectadores –con mascarilla y respetando la distancia social– para los festivales de verano, aunque puede revisar la cifra si las condiciones sanitarias mejoran.

Los organizadores del Automobile Club de l'Ouest (ACO) no quieren perder la fecha este año y estarían dispuestos a establecer varias burbujas de 5.000 espectadores a lo largo del recorrido, pero necesita seguridades. Una prueba como Le Mans tampoco puede anularse en el último momento, de ahí la idea de retrasarla, para organizar de la mejor forma.

La decisión debe tomarse en breve y los rumores apuntan al 21-22 de agosto como las fechas nuevas, para no coincidir con el Gran Premio de Belgica de Fórmula 1. Pero esta nueva fecha entraña más movimientos, como el de retrasar las 4 Horas de Paul Ricard, previstas para los días 28 y 29 de agosto y obligaría a efectuar el desplazamiento a las 6 Horas de Fuji en avión en lugar de enviar el material por barco.

 

Pero también el cambio de fecha puede ser un problema para los equipos estadounidenses. Quizás ésta es la razón por la que el ACO no publicó ayer, 1 de marzo, la lista de equipos admitidos en las 24 Horas de este año; prefieren quizás esperar a tomar la decisión sobre la fecha y a informar a los equipos para que confirmen o declinen la invitación a la prueba. 

Vale tener en cuenta que competencia ya se retrasó en 2020 de junio (mes tradicional de realización) a septiembre,  pero además debió celebrarse sin público. Un esfuerzo que el ACO no puede asumir por segunda vez.