LAS MUJERES DEL TC

Las mujeres también han formado parte de la rica historia del TC. A lo largo de sus casi 80 años la categoría más antigua y popular de nuestro país solo tuvo tres damas que se han animado a manejar un automóvil de competición de estas caracteristicas.

A lo largo de casi 80 años de su rica historia, el Turismo Carretera, también ha tenido un hecho muy particular. Solo tres mujeres se animaron a manejar estos poderosos autos que comenzaron abriendo caminos por la República Argentina y que por estos tiempos recorren los autódromos argentinos.

El puntapié inicial se remonta a 1949. Allí José Lecont corrió con su esposa como acompañante. Luego lo imitó el "Aguilucho" Oscar Alfredo Gálvez, que llevó a su lado a Elsa Perrone.

Pero la primera que se sentó al volante fue Delia Borges, que se le animó a las clásicas cupecita,s en los comienzos de los años 50.

Con una Chevrolet  que llevaba el n°204 en el gran premio del 51, la carrera con mayor cantidad de anotados de la historia del tc.

dora bavio

Pasaron 20 años para que otra mujer se animara a correr en TC. Fue el turno de Dora Bavio que corrió con un Peugeot 504 alcanzando un octavo lugar como mejor ubicación en la "Vuelta de Salto".

En esa competencia no participaron por un conflicto pilotos de Ford ni de Chevrolet, por lo que con su ubicación ha quedado como la dama mejor posicionada en un clasificador en la historia del Turismo Carretera.

Más acá en el tiempo, año 1996,  la última fue la impetuosa Marisa Panagópulo. Con muy buenos antecedentes en kating, en las monomarcas femeninas, la bella conductora se animó a correr con un Dodge primero y un Ford después.

panagopulos

Marisa fue campeona de la "Copa de Damas", siendo una de las mejores representantes femeninas en el automovilismo nacional.