López: “Fue una prueba dura y muy positiva”

José María “Pechito” López completó la última “prueba de resistencia” con el Toyota GR010 Hybrid, en Paul Ricard, y ahora espera por el arranque del WEC.

El arranque de la nueva era del WEC (Mundial de Resistencia) con los “hypercars” está a la vuelta de la esquina, y Toyota Gazoo Racing completó ayer su último ensayo con el GR010 Híbrido, en una prueba que duró un día y medio de corrido, en el circuito francés de Paul Ricard. José María López dialogó con carburando.com y contó sus sensaciones de la pretemporada a dos semanas de la primera fecha del campeonato en Spa Francorchamps.  

-Carburando: José, ¿En qué consistió el test?

-José María López: Fue una prueba de Endurance. El auto giró 36 horas. Siempre hacemos ese tipo de pruebas antes de arrancar la temporada. El GR010 Hybrid anduvo bien, no hubo grandes problemas. Al ser todo nuevo, se fueron cambiando muchas cosas que incluso las iremos resolviendo durante el campeonato también. Pero ya de por sí, nació bien.

-C: ¿Cómo fue el desarrollo de las 36 horas de la prueba final?

-JML: Se giró mucho, aunque la prueba estuvo complicada por el clima. Llovió bastante los dos días, con mucho frío. Pero se cumplió con la cantidad de kilómetros que teníamos previsto hacer. Giramos los seis pilotos. Son siempre pruebas duras, en especial cuando hace tanto frío y llueve. Por la noche se complica mucho con la visibilidad y es muy exigente para los mecánicos, los ingenieros, los pilotos que nos tenemos que despertar de madrugada para manejar turnos de cuatro horas.

-C: ¿Qué sensaciones te dejó el auto?

-JML: El manejo cambia bastante. No tiene corte de nafta, se llega a mucha velocidad y se frena encima de la curva como un auto de carrera convencional. Al ser bastante más pesado, el frenaje se siente mucho más exigido y se siente. El freno electrónico solo está adelante ahora y el de atrás es mecánico, y uno arriba del auto se siente que va mucho más al límite.

C: ¿Cómo lo definirías al hypercar?

-JML: El auto está entre un GT y un prototipo. El LMP1 era mucho más liviano, con el centro de rolido mucho más bajo, con frenos electrónicos adelante y atrás, mucha más potencia… Este auto se disfruta porque se maneja mucho más al límite y no hay que pensar tanto en la recuperación de energía.

-C: ¿Cómo fue la adaptación a este vehículo?

JML: La adaptación fue bastante buena de todos los pilotos, porque giramos mucho y llegamos con muchos kilómetros de prueba encima. A algunos le costó un poco más y a otros un poco menos, pero con el nivel de pilotos que hay en el equipo la adaptación fue rápida.

-C: ¿Con cuantas pruebas llegan al comienzo de la temporada?

-JML: Es la segunda prueba Endurance que hacemos con el Hypercar. Son 36 horas sin parar, se arranca a la mañana de un día y se termina a la tarde del día siguiente. Es la quinta prueba que hacemos con el auto nuevo previo al campeonato. Hubo un a fines de 2020, otra a comienzos de enero. Después tuvimos que cancelar otro test en Aragón por las nevadas en España. Se hizo otra en Portimao, dos en Paul Ricard y la próxima vez que el auto pise la pista será en el Prólogo de Spa.

-C: ¿Cómo te preparás para el nuevo campeonato del WEC?

-JML: Ya dentro de poco viajaremos a Spa. Estoy con muchas ganas de arrancar con esta nueva era de los hypercars, y ver cómo se desarrolla todo con estos nuevos autos, porque cambia mucho todo. En especial conocer la diferencia que hay con los LMP2, cómo se comporta el auto en el tráfico. Va a ser interesante.

El Prólogo del WEC será el próximo compromiso de “Pechito” López, ya con todos los autos de la categoría en la pista de Spa Francorchamps, los días 26 y 27 de abril. Y pocos días más tarde, el 1 de mayo, iniciará el campeonato con las 6 horas en el mismo circuito belga. El piloto argentino estrenará oficialmente su cuarto título mundial, aunque continuará con el número #7 en los laterales del flamante Toyota GR010 Hybrid, que volverá a compartir con Kamui Kobayashi y Mike Conway.