Marco Solorza, de estar en duda sí corría a arrasar en la catedral

Su equipo reparó la planta impulsora de su moto en menos de 7 días. El campeón de la categoría Superbike fue incontrolable en Buenos Aires y volvió a ganar en el coliseo porteño luego de 14 años, el día que hizo su debut en un 1000cc.

Un diciembre de 2005, en el marco del Gran Premio Coronación de Buenos Aires. Marco Solorza se despedía campeón de la categoría Super Sport 600 y realizaba su debut en la categoría Superbike. Aquel fin de semana venció a dos poderosos rivales, su hermano mayor Martín y al misionero Gabriel Peta Borgman quien era el campeón de la categoría. Fue un estreno soñado en un circuito que no siempre le resultó sencillo. Este fin de semana fue el amo y señor del circuito 8 para volver a ganar en Buenos Aires tras 14 años. 

Marco Solorza declaró desde el podio al equipo carburando por la pantalla de TyC Sports: "Buenos Aires siempre es un circuito que me cuesta, mis hermanos han ganando con más facilidad. Gané en mi debut en Superbike en 2005 y perdí en 2017 sobre el final con mi hermano Juan Manuel". "Sobre la carrera de hoy,  sabía que Ribodino iba a arriesgar y con las gomas frías se podría llegar a caer y pasó así". "Tuvimos un ritmo muy bueno, me decidí a tirar 7 u 8 vueltas ràpidas para alejarme y salió bien. Trabajamos mucho toda la semana, rompimos la moto el fin de semana pasado y tengo que agradecer a Ezequiel Martínez, a todos los chicos del taller que trabajaron a morir y especialmente a Ale que consiguió repuestos que me faltaban para que yo pudiera correr". "

 

 

Foto: Motoclik