Márquez metió la bola 8

Sexto titulo en MotoGP, octavo en su carrera para un Marc Márquez que viene a escribir una nueva Era en el motociclismo mundial. Tailandia y el mundo rendido a sus pies.

No hay nada que lo derribe. A pesar de haber comenzado el GP de Tailandia con una dramatica caída de esas que dejan fuera de un Gran Premio a cualquier rival, Marc Márquez salió con la mentalidad de ganar en en el Chang Internacional Circuit de Buriram y está claro, lo logró. El español, se ha convertido nuevamente en campeón del mundo de MotoGP imponiéndose en el Gran Premio de Tailandia al vencer al francés Fabio Quartararo quien lideró gran parte de la prueba asiática.

Márquez logró la victoria con una excepcional maniobra en la última vuelta provocando la impotencia de Quartararo quien explotó en lágrimas al volver a sufrir una derrota en los últimos metros de carrera ante el piloto del HRC. 

Cada año y en cada título obtenido, Márquez y su equipo el Repsol Honda siguen sorprendiendo con sus alocados festejos. Finalizada la carrera, han instalado una mesa de billar donde Márquez colocó “la bola 8” en la tronera, y portando un nuevo casco, en clara alusión a su octavo campeonato mundial.

 

 

La palabra del campeón del mundo:

Finalizada la competencia y la celebración desde la zona de Podio, Márquez otorgó su primer testimonio como campeón al medio "DAZN":

"Ha sido como lo había soñado. Después de la ventaja que tenía y de cómo se había puesto el campeonato, mi intención era ganar la carrera. Lo dije desde el jueves y lo demostré desde el viernes, pese a la caída, arriesgando otra vez el sábado. Hoy creo que ha sido más difícil incluso que en Misano. Quartararo tenía incluso un poco más, pero lo hemos hecho. Hemos aprovechado la velocidad punta, que en este circuito para algo servía, pero luego en el tercer y cuarto sector tenía él mucha más tracción. Pros y contras. Aparte de esto, creo que hemos acabado el año, aunque quedan cuatro carreras, como todo el Repsol Honda se merecía, con una victoria. Han trabajado muy bien. Se lo merecen todos. Yo sólo hago mi trabajo en pista lo mejor que sé, pero sin ellos no sería posible". 

Luego agregó: "Físicamente estoy mejor que nunca y sabía que aguantaría toda la carrera al 100%, aunque he acabado un poco mareado con la adrenalina de la celebración y todo. Pero tenía ganas de hacerlo ganando, de hacerlo en esta manera. Quiero agradecer esto a toda la gente de mi alrededor, a todos los patrocinadores y al equipo. Esto siempre se dice, pero detrás del título hay mucha gente empujando día a día".