Matías Rossi, en horas decisivas para su debut en Stock Car

Brasil tiene las fronteras cerradas y el piloto argentino podría perderse la apertura del certamen, que será este fin de semana, en Cascavel.

Brasil tendrá cerradas sus fronteras hasta el próximo lunes 6 y, por estas horas, Toyota Argentina intenta tramitar un permiso especial para que Matías Rossi pueda viajar a Cascavel en vuelo privado, para correr el próximo domingo en la apertura del campeonato del Stock Car, lo que significaría su debut y el del Toyota Gazoo Racing Argentina en la categoría.

 La figura argentina no pudo probar la semana pasada su Corolla del equipo Full Time, en Velo Cittá, por las restricciones para ingresar al país vecino. Y por la misma razón, por el momento se perdería la primera fecha del certamen. Aunque desde la terminal japonesa intentarán agotar los recursos para que a Rossi se le conceda un permiso especial como deportista para ingresar a Brasil.

Tal como le anticipó a Carburando hace algunas semanas atrás el propio presidente de Toyota Argentina, Daniel Herrero, el traslado sería en un avión privado directo al circuito “y si se puede hacer un test de COVID-19 con resultado inmediato sería lo ideal” para que su piloto pueda estar presente en Cascavel.

La semana pasada, Rubens Barrichello fue el encargado de dar las primeras vueltas con el auto de Rossi. Ese auto fue el primer Corolla que construyó Full Times y con el que se hizo la prueba comparativa entre el Toyota y el Chevrolet Cruze, y que estuvo a cargo de Ingo Hoffmann, a fines de febrero, en Velo Cittá.

El Stock Car estrenará reglamento técnico y los autos tendrán menor carga aerodinámica y pesarán entre unos 40 y 50kg más que la temporada pasada, con una carrocería original de chapa. Estos cambios implicarán que los autos sean entre 1,5 y 2 segundos más lentos por vuelta.

 Aun no hay anuncio oficial del cronograma del fin de semana, aunque en las últimas horas los equipos se reunieron vía Zoom con los directivos de la categoría para determinar si se concentraría toda la actividad de pista el domingo. Mientras, Rossi y Toyota esperan por una llamada que acerque buenas noticias.