Mercedes quiere tener un auto mejor en Austria

Corre de atrás a Ferrari y Red Bull que empezaron a trabajar en sus autos mucho antes. Mercedes AMG F1 reanudó su actividad en esta semana en Inglaterra.

Falta cada vez menos para el inicio del Mundial de Fórmula 1 y los principales equipos parecen en carrera contrarreloj para llegar de la mejor manera tras el parate por la cuarentena europea. Es ahor a Mercedes AMG F1 la estructura que ha reanudado su actividad esta misma semana en Brackley en donde se desarrolla el chasis, y Brixworth en donde se hace el motor. En ambas plantas se han puesto manos a la obra para actualizar el W11 de Lewis Hamilton y Valtteri Botas. En el horizonte está el poder actualizar el auto lo mejor posible para el primer Gran Premio de 2020, el de Austria el 5 de julio, algo en lo que Ferrari y Red Bull ya trabajan desde hace días.

"Teníamos muchas ideas sobre cómo hacer el auto de Australia más rápido y ya estaban en proceso en la oficina de diseño cuando tuvimos que cerrar hace nueve semanas. Nuestro desafío ahora es asegurarnos de trasladar un cuatrimestre de trabajo de las pizarras al auto de la forma más rápida posible", asegura James Allison, director técnico de Mercedes, en un video publicado por Petronas, principal patrocinador de la escuadra plateada..

"Esperamos tener eso para la primera carrera de Austria y en adelante vamos a intentar trasladar el desarrollo al auto lo más rápido posible. "Llevamos cuatro días de trabajo, tras nueve semanas de cierre, y es fantástico volver a trabajar con mis amigos y compañeros para prepararnos para la temporada una vez más. Todo es algo extraño porque, aunque estamos rodeados de nuevo de caras familiares, hemos vuelto de manera cauta y paso a paso", añadió Allison.

Red Bull ya anticipó que se presentará en su circuitos en Spielberg con un coche con dos pasos de evolución ya aplicados y Ferrari ultima un nuevo motor con 15CV extra de potencia, que le podría dar hasta 0,3 seg. de ganancia por vuelta.

Austria ha sido el peor circuito para Mercedes en las dos ultimas campañas. En 2018 no acabaron ninguno de sus coches y en 2019 hubieron de bajar el rendimiento del motor por problemas de refrigeración, dejando la pelea final en manos de Charles Leclerc y Max Verstappen, con victoria para el holandés.