Meter mano genera malestar en el TC

Lo que sucedió en Rafaela, con los autos excluidos, generó y sigue generando malestar en el mundo del TC. Meter mano donde no corresponde traerá sanciones

Lo sucedido el fin de semana pasado en Rafaela donde fueron excluidos dos autos por técnica, el ganador y quien había terminado segundo, generó mucho malestar en el seno de la ACTC. A medida que pasan los días los comentarios afirman que el tema no terminó con la exclusión de los protagonistas y que será materia de debate en la Asociación Corredores Turismo Carretera y en la Comisión Asesora y Fiscalizadora (CAF). Mucho más con el caso del motor de Urcera.

El punto principal pasa por el protagonista involucrado. Claudio Garofalo. El preparador, a quien se le levantó la sanción hace muy poco por haber infringido el reglamento técnico en su momento, volvió a equivocarse. Por lo tanto lo que se analiza es una nueva sanción que podría ser definitiva y sin retorno.

`Lo que pasó, estaba mal el árbol de levas, causó también mucho malestar en José Manuel Urcera. Cayó como una bomba en todo su grupo de trabajo y pegó mucho en el estado de ánimo. Más en Lucas Alonso que es responsable de trabajar en los motores del piloto de Chevrolet. Cabe aclarar que en esta oportunidad Alonso no tiene nada que ver porque la planta impulsora que se utilizó en Rafaela fue trabajada por Garofalo. En la semana previa a la carrera y luego de hacer mediciones, según fuentes confiables, Walter Alifraco tomó la decisión de ir con el que mejor funcionaba.

El martes entrará a la CAF el informe de los Comisarios Deportivos y el del Departamento Técnico. A partir de ahí se tomarán las medidas correspondientes y seguramente deberán concurrir a la sede del barrio de Caballito, una vez citados, para realizar cada uno su descargo.