Ogier no la tendrá fácil en Cerdeña

Este fin de semana se corre el Rally de Italia en la Isla de Cerdeña y Ogier deberá abrir el camino.

El campeón del mundo, Sebastián Ogier, sabe que salir en la primera posición en las rutas de tierra de la isla mediterránea le costará un tiempo vital por la falta de adherencia al no haber huella.

Sus rivales de atrás disfrutarán de una línea más limpia y rápida, ganando segundos que a Ogier le costará recuperar.

"Salir primero en el camino significa que podemos más o menos descartar nuestras posibilidades de ganar desde el principio, teniendo en cuenta lo limpias que están las especiales aquí", dijo el seis veces campeón del mundo, que tiene una leve ventaja de dos puntos sobre Ott Tänak en el campeonato.

"Parece que no recibiremos ninguna ayuda para alterar las probabilidades del clima, sin que se prevea que se repita la lluvia que cayó el año pasado. Así que espero un fin de semana duro. Nuestra actuación en el primer día determinará en gran medida nuestro resultado final".

Tänak jugó con la estrategia con Ogier para sacrificar puntos en el Power Stage de la última carrera de Portugal y renunciar al liderazgo del certamen, así no abrirá camino en la isla de Cerdeña. Aflojó unos metros desde la llegada para asegurarse de que Ogier conservara la ventaja del campeonato y saliera primero.

El estonio correrá este fin de semana su carrera 100 en WRC.

Neuville cerdeña

El tercer piloto enfrascado en la atrapante lucha por el título de este año es Thierry Neuville. El belga, que se recuperó de un fuerte accidente en Chile para terminar segundo en Portugal y está a tan sólo 10 puntos por detrás de Ogier, ganó en Cerdeña en 2016 y 2018.

"Es una de mis pruebas favoritos", dijo. "Se adapta perfectamente a mi estilo de pilotaje y a nuestro sistema de notas. El campeonato se está calentando muy bien, así que será otro final."