¿Podrán Red Bull y Honda cortar el reinado de Mercedes?

ANALISIS.- En la cuenta regresiva del inicio del Mundial, Honda empuja a Red Bull para detronar a Mercedes y neutralizar a Ferrari. ¿Podrán hacerlo?

ANALISIS.- El inicio de la temporada 2020 de la Fórmula 1 es inminente. La cuenta regresiva para todos los equipos y pilotos ha comenzado. En pocos días más terminarán las especulaciones y se verá en la pista de qué manera llega cada equipo, cada piloto, cada marca y cada motor. Vale la pena el análisis de lo que puede ser la revelación del particular año 2020. El gran paso adelante de Honda estos últimos años ha sido notorio, desde que McLaren y el motorista japonés decidieron separar caminos, ambos han aumentado su nivel. En este caso habrá que tener en cuenta a Honda, que intentará pelear por el campeonato por primera vez desde que volvió a la Fórmula 1 en 2015.

Después de la primera temporada de unión de Red Bull Racing y Honda, en lo que fue un año mejor de lo esperado ya que consiguieron sumar tres victorias y varios podios más, tanto el equipo como el motorista esperan poder luchar por el campeonato esta temporada.

El polémico Helmut Marko dijo en una entrevista para Motorsport: "Queremos luchar por el campeonato y, por eso, sabemos que tenemos que ser competitivos con el chasis desde el principio, y eso significa la primera carrera".

Es que Honda prepara importantes mejoras para intentar cumplir con el objetivo: "Honda tiene previstos grandes aumentos para este año. Y como hasta ahora han cumplido con todo, asumimos que esto así sucederá".

Si las mejoras de Honda consiguen llegar a sus pretensiones, Red Bull Racing estará entre la espada y la pared en 2020. Es decir, tendrán que demostrar que aún son ese equipo que fue capaz de dominar la Fórmula 1 de 2010 a 2013. Tal y como dijo Helmut Marko: "Eso significa que no tenemos más excusas".

Lo que sucede en realidad y en la antesala de Austria es ver cómo han cambiado los tiempos. Honda puede decir ahora que aspira al campeonato con Red Bull sin que suene a una expresión de deseos. Ya pasaron los tiempos de la desastrosa asociación con McLaren en los que el motor no ofrecía el nivel deseado. La falta de potencia y la escasa fiabilidad del motor japonés causó muchos dolores de cabeza al equipo de Woking. Al final hubo divorcio, como no podía ser de otra manera tras tantos malos resultados.

El caso es que posteriormente Honda se asoció con Red Bull y ya el año pasado demostró que había progresado mucho. Max Verstappen fue capaz de ganar tres carreras (Austria, Alemania y Brasil). El holandés fue tercero en el Mundial de Pilotos con 278 puntos. No pudo con Mercedes. Por delante se situaron Lewis Hamilton y Valtteri Bottas. Pero demostró que es la alternativa más sólida para terminar con la hegemonía de las 'flechas plateadas' en la era híbrida. Y, por supuesto, no hay que olvidar que dejó detrás suya a los Ferrari de Charles Leclerc y Sebastian Vettel.

TEMPORADA ATÍPICA

Este año la situación es totalmente atípica. El coronavirus ha provocado el retraso en el inicio del campeonato. Pero antes de la pandemia, Red Bull demostró que tiene un auto para pelear por el título. Así se vio en los ensayos invernales celebrados en Montmeló.

A Red Bull y a Honda les viene muy bien que el campeonato sea más corto y que se inicie con una doble carrera en Austria. No es descabellado pensar que Verstappen pueda enlazar dos triunfos en el Red Bull Ring. Y eso le haría ganar mucho aire para intentar terminar con el reinado del hexacampeón Hamilton. Metería mucha presión de salida.

Llegados a este punto, cabe destacar que el fabricante japonés es muy ambicioso. Así lo demuestra, Yasuaki Asaki, el CEO de Honda responsable de las operaciones de Fórmula 1 en Sakura, quien ha sugerido que una versión renovada de la unidad de potencia es inminente. La 'especificación 1.1' ya podría llegar en Austria.

"En una situación en la que Mercedes y Honda tienen las mismas posibilidades de victoria, nuestro objetivo es llevarnos el triunfo. Estoy entusiasmado y no puedo esperar para convertirme en campeón mundial", enfatiza Yasuaki Asaki, CEO de Honda, responsable de las operaciones de F1 en Sakura.

Por su parte, Masafumi Yamamoto, director gerente de Honda en F1, comparte la misma visión: "Este año será un gran hito para nuestra asociación. Me gustaría competir humildemente para cumplir con el apoyo y las expectativas de los fans. Queremos pelear en cada carrera y darles alegrías a nuestros aficionados".

"Podemos ganar todas las carreras"

Queda claro que en Honda confían en destronar a Mercedes. Algo que comparte el propio Max Verstappen, quien recientemente ha señalado que ve posible alcanzar el sueño de ser el campeón más joven de la historia (tiene 22 años, cumple los 23 el 30 de septiembre).

"Podemos ganar todas las carreras de la temporada. Creo que es difícil entender la distancia real que tenemos con Mercedes, pero no es mucha", resaltó 'Mad Max'.

Mientras, Helmut Marko también confía en que este pueda ser el año de Red Bull. Así lo argumenta: "Nuestro error principal era que hasta mitad de temporada no éramos competitivos. Ahora comenzamos a mitad de la campaña y nuestra preparación también ha sido mucho mejor".

Y agregó: "Los resultados de los últimos años en Austria nos dan mucha confianza. Mercedes nunca fue fuerte aquí y siempre tuvo problemas, pero no conocemos la jerarquía actual". Y, acto seguido, expresó: "Nos vemos como el primer y serio rival de Mercedes". Por último, sobre Honda dijo: "Ahora tenemos un proveedor de motores sólido con Honda y hemos aprendido de los errores del pasado".

Visto lo visto, en Red Bull tienen muy claro que Verstappen está preparado para ser campeón. La juventud no es un impedimento. Así lo sostiene Adrian Newey. El genio del diseño en la F1 estima que el holandés es un piloto maduro a pesar de su corta edad. "Cuando observas cómo Max se comporta en pista, no pensarías que tenga solo 22 años. Durante un fin de semana de carreras es un líder dentro del equipo, y esto confirma que la edad del carnet de identidad no es lo que marca la diferencia, sino el tiempo que se emplea en una actividad. Si valoramos el tiempo que ha pasado en pista, no hay tanta diferencia entre él y los pilotos que llegaron a la Fórmula 1 con más años", apostilla el director técnico de Red Bull.

Así las cosas, es lógico que en Mercedes no se confíen. Saben que Red Bull es un rival muy peligroso. Ahora mismo temen más a los de Milton Keynes que a la 'Scuderia'. "No hay duda de que Max Verstappen será un oponente formidable para nosotros este año", ha admitido James Allison, director técnico del equipo campeón.

Habrá que ver si Red Bull, impulsado por el motor Honda, es capaz de cortar con el aplastante dominio de Mercedes, que empezó en 2014 justo después de un ciclo victorioso del equipo de las bebidas energéticas (Vettel ganó con Red Bull cuatro títulos seguidos -desde 2010 a 2013-).

Falta cada vez menos para que la realidad se vea en la pista.