Por el desconcierto de Citroën a Ogier se le escapa el "1"

Sebastián Ogier penó mucho en Alemania con el Citroën C3 WRC y se alejó en la lucha por el campeonato.

Ogier en el asfalto alemán tuvo problemas de subvirancia en toda la carrera y más allá de dos pinchazos en el tramo largo del sábado nunca pudo estar en condiciones de pelear por un lugar en el podio.

Tampoco su compañero, Esapekka Lappi, tuvo un buen fin de semana.

El campeón reinante  terminó séptimo, ya que Lappi penalizó deliberadamente en la última asistencia para permitirle a Ogier sumar más puntos. El finlandés terminó un puesto por detrás del francés.

lappi ogier

El Director de Citroën Racing, Pierre Budar, se refirió al presente de la escudería francesa: "Pensamos que habíamos comprendido las razones de nuestro rendimiento por debajo de la media en Córcega y que habíamos hecho los cambios necesarios para esta prueba de asfalto. Esperábamos estar entre los favoritos este fin de semana, pero la verdad es que no fue así. Aún estamos demasiado lejos para sentirnos satisfechos. Claramente se nos pasó algo por alto en nuestros preparativos".

Ogier perdió terreno en el campeonato y ahora está a 40 puntos del líder Ott Tänak, con un máximo de 120 puntos disponibles en las últimas cuatro citas.

"Esperábamos estar peleando por los primeros puestos porque era una prueba importante y nuestro objetivo era claramente tratar de cambiar las cosas en el campeonato", comentó Budar.

"Sin embargo, rápidamente se hizo evidente que nuestros test antes del rallye no corrigieron las imperfecciones del coche y los problemas que teníamos en Córcega reaparecieron.

A pesar de nuestra difícil situación, la temporada no ha terminado y no somos de los que se rinden. Seguiremos luchando, empezando por Turquía dentro de tres semanas, donde será fundamental hacer todo lo posible para conseguir un buen resultado", agregó el capo del team del doble chevron.