Próximo objetivo de la Fórmula 1: combustibles sintéticos

Chase Carey, CEO de la Fórmula 1, reconoció que su próximo paso son los combustibles sustentables en la categoría. Sería desde 2021.

El máximo dirigente de la Fórmula 1, Chase Carey, reconoció que trabaja para que el futuro de la Fórmula 1 sea cada vez más ecológico. El directivo americano anunció que se encuentra en negociaciones para introducir combustibles sintéticos y quiere fomentar un gran número de iniciativas para reducir las emisiones de dióxido de carbono de los monoplazas.

Carey ha reconocido que una de sus mayores preocupaciones en el deporte de motor es la sustentabilidad de sus recursos. Por ello, cree que sus iniciativas serán algo novedoso y distinto dentro de la categoría.

"Esto es algo inédito en la Fórmula 1. Una de nuestras prioridades es seguir en lo que se viene con los pasos que hemos dado hasta ahora en términos de sustentabilidad", ha manifestado en declaraciones durante una llamada con analistas de Wall Street.

El americano quiere copiar estrategias de la Fórmula E que han servido a la categoría eléctrica para crecer a pasos agigantados en los últimos años. Una de sus ideas es introducir combustibles sintéticos –obtenidos mediante procesos termoquímicos a partir de carbón, de gas natural o de biomasa–.

"El motor híbrido que se introdujo hace unos años fue un paso increíble hacia adelante en términos de eficiencia del combustible a la vez que que se retiene potencia. Trabajamos decididamente en cosas como combustibles sintéticos junto a la industria petrolera".

Carey adelanta que a partir de ahora hasta final de temporada la categoría estará más centrada en el ámbito ecológico. Cree que es algo necesario de abordar e informa que sus socios están entusiasmados con la idea.

"Creo que de aquí hasta final de año el problema de la sustentabilidad será mucho más habitual. Es parte de nuestra historia y algo de lo que hemos hablado con nustros socios privados. Están emocionados por ello", ha admitido.

A pesar de los actuales V6 híbridos, Carey quiere ir más allá. El estadounidense comenta que la pregunta que más le preocupa es cómo reducir las emisiones de dióxido de carbono del motor de combustión. 

"Creo que es honesto decir que el problema medioambiental es algo importante para todo el mundo, y para dar un paso importante hay que saber cómo reducir las emisiones del motor de combustión. Eso quizás sea lo más importante", explicó.

"Pero creo que la parte en la que estamos poniendo especial atención es el nivel al que se reducirá y los objetivos que tenemos. Creo que eso tiene más ventajas para nosotros que cualquier otra cosa", ha expresado Carey para terminar.

COMBUSTIBLE PARA 2021

Los constructores están dispuestos a investigar en el campo de los combustibles sintéticos, sin emisiones o, mejor dicho, carbono neutral, los e-fuel. Combustibles sintéticos basados en la captura del CO2 y su tratamiento para crear combustible tipo metano o alcohol, un hidrocarburo ligero.

La idea es emplear en 2021 un combustible mezcla de naftas actuales y un 25% e-fuel, porcentaje que iría aumentando paulatinamente año tras año para llegar al 100% en 2025.