¡Qué hicieron! chocaron dos Lamborghini idénticas en Singapur

Accidente insólito cuyas imágenes recorren el mundo: estos dos Lamborghini Aventador S iguales, de casi 300.000 euros, chocaron entre sí en Singapur.

Es poco habitual cruzarse por la ruta con algunos modelos de súper lujo, mucho menos en nuestro país. Esos autos por razones de seguridad y hasta de comodidad con algunos trayectos quedan para otras ocasiones. Ya sea por su singularidad, por su precio, o por ambas cosas no es fácil encontrarlos en cualquier lugar del mundo. El Lamborghini Aventador S, por ejemplo, es uno de esos súper autos que no son fáciles de ver y que, además, no pasan desapercibidos cuando se cruzan en la vida de un conductor habitual.

Las posibilidades que ofrece la estadística aún se ajustan mucho más cuando no solo se ve aparecer una unidad del superdeportivo italiano sino que ruedan juntas dos de estas fabulosas bestias de 740 CV sobre ruedas.

Pero aún es posible desafiar más las casualidades. Puede darse el caso de que esos dos Aventador S sean prácticamente idénticos, rueden juntos y acaben sufriendo un accidente entre ellos. Pues eso fue precisamente lo que pasó hace unos días en las calles de Singapur.

Una situación tan poco común fue la que presenciaron algunos de los conductores y transeúntes que pasaban por las calles de esta ciudad (que a la vez es un país) del sudeste asiático.

Según testigos presenciales, uno de los Lamborghini había sido visto circulando a toda velocidad unos días antes

Choque en Singapur

Todo ocurrió cuando el Lamborghini que circulaba delante se detuvo en una intersección y, al parecer, el que rodaba detrás no pudo frenar a tiempo y colisionó con la zaga de su predecesor.

 

Nada más producirse el choque, los conductores retiraron rápidamente las matrículas de ambos vehículos. Poco después, comenzó a salir humo del automóvil que circulaba detrás.

En ese momento, uno de los conductores implicados hizo uso de un matafuegos para apagar un pequeño incendio surgido en la zona frontal. Según testigos presenciales, uno de los Lamborghini había sido visto circulando a toda velocidad por esas mismas calles unos días antes.

Los dos superdeportivos eran fácilmente reconocibles, ya que además de estar pintados con el mismo tono de amarillo, ambos equipaban llantas negras y faldones laterales así como difusores traseros y alerones traseros negros.

Cosas insólitas que ocurren en otro mundo, de este mundo... ¿tendrían seguro?