Quería ganar la carrera, pero tuvo que dejar pasar a Canapino

Bernardo Llaver era el líder de la carrera del sábado, sin embargo el equipo Chevrolet le ordenó dejar pasar a su compañero.

El sabor de ganar una carrera es muy bueno, pero no se compara con hacerlo de local. Eso estaba a punto de hacer Bernardo Llaver este sábado en Mendoza con el Súper TC2000, pero no le quedó otra que dejar pasar a Agustín Canapino.

El equipo Chevrolet es uno de los pocos equipos que desde el comienzo de año se sabe que el piloto número uno dentro de la estructura es el “Titán” y que Llaver tiene que trabajar en función de todos.

El mendocino largó segundo, pero tuvo una muy buena largada y superó rápidamente a Mariano Altuna, conquistó la punta y luego lo tuvo a Canapino detrás. Tal como contó en la nota, Llaver sabe cual es su rol y a pesar de que no le gustó la orden tenía que cumplirla.