“Río Cuarto fue un punto de quiebre, ahora que todo fluya”

El campeón argentino de R3 Cup, Emiliano Lancioni, comenzó el año arrasando en las dos primeras citas del calendario. Autopresionado por seguir ganando, se privó de llegar al podio en Río Cuarto. Ahora cambió el chip y va a Buenos Aires solo a disfrutar del motociclimo, lo que más ama.

El "Correcaminos de Oliva", es considerado uno de los pilotos más talentosos del motociclismo nacional y latinoamericano. Su inicio triunfal en la categoría 250cc., su exitoso paso por España, la cuna del motociclismo, y su inigualable presente siendo protagonista en los dos torneos más importantes de América, lo ratifican.

Luego de un 2018 soñado, donde logró ingresar en los anales de la historia del Campeonato Argentino de Velocidad como primer ganador en la categoría R3 Cup, Lancioni fue por mas. El cordobés está disfrutando de ser el referente en las categorías del segmento de 300cc. tanto en Brasil como en Argentina.

La doble actividad suele ser una enorme experiencia, muy enriquecedora para un piloto, pero los miles de kilómetros que se deben recorrer y las elevadas exigencias suelen ser desgastantes. Emiliano Lancioni lo sabe y nadie puede dudar que está a la altura de las circunstancias. 

El cuarto puesto obtenido este último fin de semana en la fecha de Río Cuarto, tuvo sabor a poco. El equipo técnico del MG Bikes Yamaha Racing ha presentado en lo que va del año, la moto más competitiva de la categoría, Lancioni lo sabe y tiene muy claro el objetivo que queda para las dos etapas finales, en Buenos Aires y el Coronación en San Nicolás, nos lo cuenta de esta manera:

“Estoy viviendo un momento maravilloso, peleando los campeonatos argentino y brasileño. Me lo había propuesto pero no imaginé que iba a ser así. En este tiempo aprendí muchísimo tanto arriba de la moto como abajo. A Río Cuarto fui con muchas ganas de ganar la carrera y estar adelante, pero a veces cuando uno fuerza las cosas, no salen. Creo que aprendí la lección. A partir de ahora voy a dejar que todo fluya. Voy a disfrutar lo que suceda el día sábado y el domingo, en cada una de las fechas que quedan y que las cosas fluyan por si solas".

Luego agregó: "Somos 4 pilotos cerrados en 8 puntos. La mente está puesta en el objetivo pero lo quiero disfrutar. Voy a seguir trabajando al máximo como siempre, con las ganas de ganar y estar adelante. El 4to. puesto en Río Cuarto no fue un buen resultado para mí. Pero cambié la mentalidad, voy a liberar tensiones, quitarme la presión."Voy a dejar todo en manos de Dios".

El futuro de Lancioni ya está escrito. La próxima temporada podría llegar con el ascenso a la competitiva división de la Super Sport. Lancioni tiene claro que solo depende de sí, y que Dios, la vida o el destino ya tienen redactado los dos últimos capítulos de este año deportivo.  

Fotos: Motoclik.