Sabine Schmitz, la "Reina del Infierno Verde", tendrá su propia curva en Nürburgring

Sabine Schmitz, la piloto alemana recientemente fallecida, tendrá una curva con su nombre en el histórico Nordschleife.

La primera curva del "Infierno Verde" se llamará Sabine Schmitz en memoria de la reina del Norschleife fallecida este mes de marzo a los 51 años a consecuencia de una enfermedad terminal.

Schmitz completó más de 33.000 vueltas al mítico Nürburging a lo largo de tres décadas, como piloto, ganó en las 24 Horas de 1996 y 1997 y como piloto instructora de BMW o como parte del programa Top Gear, entre otras actividades.

A los pocos días de su fallecimiento, los aficionados hicieron un pedido en Change.org para que Nürburgring bautizara una de sus curvas con el nombre de la piloto.

En las primeras 24 horas firmaron 10.000 personas y ahora ya son más de 50.000.

La propuesta tuvo aceptación y los responsables del trazado alemán lo hicieron realidad.
 
Y no será una curva cualquiera, sino que será la primera del Nordschleife, que pasará a llamarse Sabine-Schmitz-Kurve.
 
Sabine Schmitz Kurve
 

"Ahora Sabine Schmitz recibe el mayor honor que un piloto puede tener en un circuito de carreras: su propia curva. La elección ha sido el giro de izquierdas que hay al salir del trazado de los Grandes Premios. Es la primera curva del Nordschleife. Está cerca de la comunidad de Nürburg, donde Sabine creció", dice el comunicado oficial.

El trazado inaugurará la curva el próximo día 11 de septiembre en el marco de una carrera de las Nürburgring Endurance Series.

"Su nombre se pronunciaba en todo el mundo junto al nombre de nuestro circuito", expresó el Director del circuito..