Se quedó sin frenos y se la pegó a 300 km/h.

El piloto de Motogp, Joan Mir salió volando y pegó contra las protecciones.

En el marco de los test post carrera realizado en el circuito checo de Brno, el piloto del team Suzuki Ecstar, Joan Mir se la pegó a más de 300 km/h al quedarse sin frenos al llegar a la Curva 1. Los Comisarios Deportivos detuvieron la sesión y el equipo médico intervino rápidamente. En primera medida presentaba una contusión pulmonar y fue trasladado al Hospital de Brno, donde se le realizaron estudios exhaustivos. El piloto español se encuentra en observación, sin lesiones aparentes, y sería dado de alta en el día de mañana.

El team manager del Suzuki Ecstar, Davide Brivio se hizo cargo de la responsabilidad atribuyendo un problema técnico y espera por la pronta recuperación de su piloto para llegar a estar presente en el GP de Austria, desde el circuito de Red Bull Ring el próximo fin de semana.