Sebastian Vettel, el gran perdedor en Monza

Vettel cometió errores, fue penalizado y terminó retrasado. El oscuro presente del alemán se contrasta con el de su compañero en Ferrari: Leclerc.

Una fin de semana oscuro para Sebastian Vettel, que había llegado a Monza con la ilusión de ser protagonista en los festejos de Ferrari por los 90 años. Sin embargo, el Gran Premio de Italia no fue lo esperado por el piloto alemán, que finalmente terminó en el 13er lugar de la 14ª fecha del campeonato de Fórmula 1.

Vettel largó desde el cuarto puesto, luego de participar de una insólita clasificación en la que en la última salida le bajaron la bandera a cuadros cuando intentaba abrir la última vuelta (no fue el único, claro, al resto le sucedió lo mismo). Pero allí no terminaron los problemas. Vettel no tuvo su mejor largada, fue superado por Nico Hulkenberg (Renault), aunque el piloto de Ferrari pudo recuperar el cuarto puesto rápidamente.

Sin embargo, los inconvenientes mayores llegaron después, cuando se despistó en una chicana, pero más allá de ese inconveniente, del que fue pura responsabilidad de Vettel, al regresar a la pista, rozó el auto de Lance Stroll.

Ese incidente provocó la penalización para el ex campeón, ya que le dieron 10 segundos de stop & go en los pits. Ello lo retrasó en el clasificador.

La actualidad de Vettel, que durante 2019 aún no logró victoria alguna, se contrasta con el exitoso presente de su compañero de equipo, el monegasco Charles Leclerc, que viene de obtener dos victorias consecutivas, con su primer triunfo en el GP de Bélgica y ahora con su anhelada victoria en Monza, en el GP de Italia.