Según una encuesta los usuarios no confían en movilidad autónoma y eléctrica

La industria del automóvil y su desarrollo apuntan a las nuevas tecnologías, pero los usuarios siguen sin comprender ni aceptar la movilidad autónoma y eléctrica.

INFORME.- Es el camino elehgido por las mas importantes terminales del mundo, y la tendencia mundial del cuidado del medio ambiente, la utilización de energías renovables y productos sustentables. Día a día los distintos fabricantes de automóviles señalan con sus últimas estrategias un futuro en el que será habitual ver cada vez más autos eléctricos y autónomos. Sin embargo y a pesar de los miles de millones de dólares invertidos en estas tecnologías parece que al público sigue sin convencerle demasiado este futuro.

En Argentina los pasos que se están dando son muy lentos pero firmes. Varias marcas apuestan por los modelos híbridos o directamente eléctricos, como Toyota, Nissan, Ford o Renault por nombrar algunas. Pero en realidad en el mercado local la tendencia de autos eléctricos o híbridos todavía no es furor y pasará un tiempo para que esta tecnología se acolpe definitivamente al gusto del consumidor sudamericano y en especial el argentino.  

Según un estudio realizado por J.D. Power y SurveyMonkey, que analiza el sitio europeo caranddriver.com, a pesar del creciente protagonismo de estas tecnologías en la actualidad y el ambicioso desarrollo de los fabricantes en este sentido los consumidores siguen sin confiar en los vehículos autónomos, pero tampoco en los eléctricos.

De hecho según la encuestas realizadas en este estudio este nuevo índice de confianza sobre la movilidad es de sólo un 36 sobre 100 en el caso de los vehículos autónomos y de un 55 en el caso de los vehículos eléctricos. Datos que son poco alentadores pero que sirven de termómetro sobre la aceptación que esta gran apuesta tecnológica de la industria del automóvil tiene en la sociedad. En Argentina esos datos serían mucho menores en cuanto a la confianza y aceptación.

Falta de comodidad y conocimiento sobre el vehículo autónomo

Según la investigación reciente entre los aspectos que menos convencen al usuario de cara a utilizar un vehículo autónomo, la comodidad es uno de los principales. Apenas un 34% de los encuestados se sentiría cómodo dentro de un vehículo de esta clase e incluso solo un 35% estaría cómodo compartiendo la ruta con estos autos.

Incluso los mismos expertos en la industria reconocen que perfeccionar esta tecnología para hacerla más atractiva, comprensible y aceptable al consumidor es más complejo de lo que se pensaba. Sin embargo a raíz de este estudio queda claro que el principal problema reside en la falta de conocimiento y educación sobre los vehículos autónomos, de hecho hasta un 66% reconoce saber poco o nada sobre este tipo de tecnología.

Se trata de una sensación que se acrecienta a medida que el encuestado tiene mayor edad, siendo la generación Z la que más conocimiento tiene al respecto. Un factor, el de la información, parece ser la clave que acerca la posibilidad de comprar o alquilar un modelo autónomo. Lo mismo parece ocurrir con cuestiones de seguridad, con las generaciones más jóvenes confiando más en una mejora de la seguridad en el futuro este tipo de vehículos incluso en que contribuirán a mejorar la seguridad del tráfico.

Otras claves que preocupan a los usuarios es la futura disponibilidad de servicios de conducción autónoma y los posibles fallos técnicos, ataques de hackers y responsabilidades legales en caso de un accidente

Eléctricos: beneficios evidentes, pero aún poco asequibles

Con los vehículos eléctricos siendo ya, poco a poco, una realidad presente la confianza del consumidor sobre estos se queda en poco más de la mitad de la puntuación total (55%). Un nivel de confianza penalizado principalmente por la baja probabilidad de comprar actualmente un eléctrico (solo un 39% lo haría) y una baja sensación de fiabilidad respecto a otros modelos de combustión e híbridos (55%). A pesar de todo la gente es consciente de los beneficios ambientales positivos de esta clase de vehículos.

No obstante consumidores y expertos encuestados creen que pasarán al menos cinco años hasta que volumen de ventas de los vehículos eléctricos alcance el 10% y más de una década antes de que igualen a los modelos de nafta en cuota de mercado. Para que esto ocurra y la aceptación y volumen de ventas de eléctricos aumente los grandes retos son sin duda hacerlos más accesibles y amigables y mejorar la confianza, mejorando también aspectos como la capacidad y costo de las baterías y la infraestructura de carga. Este último punto será clave en el crecimiento o no de esta tendencia tecnológica en un país con las dimensiones de Argentina y con la disparidad de cantidad de población entre Buenos Aires y conurbano y el interior.