Tecnología espacial en el neumático del récord de velocidad

Secretos de diseño del neumático del Bugatti Chiron para alcanzar los 510 kilómetros y que debe soportar fuerzas equivalentes a 5.300 veces la gravedad.

Se sigue hablando muchísimo del récord de velocidad de semanas atrás logrado por una Bugatti Chiron en el trazado de pruebas que el Grupo Volkswagen tiene en Alemania. Y se conocen detalles de la prueba en la que se rompieron todas las marcas anteriores. Se utilizaron verdaderos neumáticos especiales para batir el récord absoluto de velocidad cuando se conoció que un Bugatti Chiron se convirtió en el primer vehículo de producción en romper la barrera de las 300 millas por hora, tras alcanzar una velocidad de 304,73 mph (490,484 kilómetros por hora).

La prueba fue realizada durante el pasado mes de agosto, en la pista de pruebas de Bugatti en Ehra-Lessien, en el norte de Alemania, y con el piloto de pruebas de la marca Andy Wallace al volante. El vehículo equipaba unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, muy similares a los neumáticos con especificaciones estándar OE.

Dichos neumáticos se identifican por el marcaje ‘BG’, lo que significa que se han desarrollado para ser instalados en el Bugatti, y que están homologadas para su utilización en ruta. La única diferencia es que el cinturón de carcasa de los neumáticos utilizados en el récord contaba con refuerzos específicos para soportar la fuerza centrífuga a la que los neumáticos se ven sometidos a velocidades tan elevadas, equivalente a 5.300 veces la fuerza de la gravedad.

Para el desarrollo de los Pilot Sport Cup 2 especialmente diseñados para el Bugatti Chiron, Michelin utilizó su Centro Tecnológico en Ladoux, Francia, así como las instalaciones en Charlotte SC, en los Estados Unidos, donde se recurrió a un equipamiento especial para someter a los neumáticos a las pruebas más extremas. Debido a la alta velocidad que es capaz de alcanzar el Bugatti Chiron, Michelin utilizó una máquina diseñada para realizar pruebas con los neumáticos que equipaba el Transbordador Espacial, que permite llevar a cabo ensayos a velocidades de hasta 510 km/h.