Tiene 16 años y trabaja de repartidor para poder correr

La historia de Julián Nacimento es como la de muchos pilotos que nacen con la pasión por competir en motos y tienen que hacer de todo para lograr sus sueños.

La pasión por las motos arrancó mucho antes de nacer para Julián Nacimento. Es que su mamá utilizaba una moto cuando iba a trabajar a pocos kilómetros mientras estaba embarazada y con el correr de los años, el mismo se subió solo. Ahora también hace un esfuerzo para estudiar, trabajar y entrenar.

Nacimento tiene 16 años y nació en Santo Tomé, Corriente. Hace tres años y medio que corre en motos y su sueño correr en MotoGP. Compitió en Febom y fue subcampeón, pero actualmente está en la Junior Cup 250 del Superbike Argentino, donde se encuentra quinto en el certamen.

Para poder logar esto, hace cuatro meses que “Juli” tuvo que salir a buscar un trabajo y por eso hace de delivery en una rotisería de 20 a 23.30. Trabaja solo de noche porque a la mañana entrena y a la tarde cursa el secundario a distancia en el instituto ISIV. Además, muchas tardes también trabaja en un taller mecánico.

“Trabajo para poder ayudar a mi papá con los gastos de las carreras, mi sueño es llegar a correr el mundial de MotoGP y me gustaría estudiar ingeniero mecánico”, comentó Nacimento.

Sin embargo, no solamente tiene que trabajar, sino que para su padre Marcelo, lo principal es el estudio, por lo que, si no hay buenas notas, no se corre.

El fin de semana pasado Nacimento corrió en Posadas pero la rotura de su motor lo dejó a pie cuando venía segundo. Su revancha será el 29 de septiembre en Río Cuarto.