Todo potencia: se viene el SUV deportivo Audi SQ8

En los próximos meses Audi lanzará la nueva SQ8 TDi con un motor 4 litros V8 diésel de 435 CV. Imponente SUV deportivo que dejará su huella.

Audi lanzará en los próximos meses el SUV deportivo con un potente motor diesel V8. La S de Audi convierte en especial a cualquiera de sus modelos, pero todavía más si el vehículo de partida es el ya de por sí expresivo gran SUV coupé de la marca. De hecho, toda la espectacularidad mecánica del SQ8 TDI ya se conocía del SQ7, que por cierto en estos días también se renueva, pero en el formato del Q8 resulta todo más atractivo e imponente.

AUDI SQ8 TDI: SU INMENSO MOTOR

El motor es un inmenso 4.0 V8 TDi que aun cuando ya ha pasado algún tiempo desde que Audi lo presentó en el SQ7, sus datos siguen asombrando: 435 CV y 900 Nm de par, éste último valor disponible entre 1.250 y 3.250 rpm. Para hacernos una mejor idea de lo que suponen estos números, hay que detenerse en su sistema de sobrealimentación.

Una red eléctrica paralela de 48 voltios, cuya batería de iones de litio está ubicada en el baúl para logar el mejor equilibrio de pesos, alimenta a un primer compresor movido por un motor eléctrico que asiste a los dos turbos accionados por los gases de escape al iniciar la marcha o al acelerar desde muy bajas revoluciones, potenciando y refinando así la respuesta del motor en los momentos más críticos. Los turbos mecánicos trabajan secuencialmente con una presión de soplado relativa de 2,4 bares; hasta 2.200 rpm lo hace uno de ellos y a partir de ese punto se suma el segundo sin que el primero se detenga.

El resultado es un inicio de marcha exquisito, por la espontaneidad y suavidad con que pone en movimiento las más de 2 toneladas de peso del SQ8, transición, por cierto, que en el Q8 50TDI resulta en muchas ocasiones muy poco armoniosa. Superado ese momento, la capacidad de aceleración es igualmente demoledora.

Nuevo Audi SQ8

AUDI SQ8 TDI: PRESTACIONES Y CONSUMO

Un SQ8 que llega con una motorización Mild Hybrid y una actualización sobre la plataforma MLB para ir más allá de los 50 TDI y 55 TFSI, presentes en la gama actual del SUV coupé. La suspensión neumática adaptativa de serie será uno de esos componentes más destacados para mejorar la dinámica de este SUV, además un equipo de frenos que también recibirá cambios, ofreciendo un mejor rendimiento, y la posibilidad de contar con un diferencial trasero deportivo

El Audi SQ8 te hunde necesariamente en el asiento para comprobar si en 4,8 segundos alcanza 100 km/h, pero nunca resulta brusco, también por la implicación de su cambio Tiptronic de 8 velocidades que funciona con mucha suavidad. El sonido del V8 refina todavía más su respuesta mecánica, aunque en ambas colas de escape hay instalado un dispositivo que modifica el sonido en función a los modos de conducción y que remarca su carácter deportivo si accionas el modo Dynamic.

Al otro extremo de su carácter más dinámico, el V8 TDi también ofrece una cara más ecológica, gracias a la hibridación de 48 voltios y las funcionalidades que esconde este sistema en combinación con la caja de cambios Tiptronic. Cuando se dan las circunstancias necesarias, el Audi SQ8 avanza en modo inercia con el motor térmico apagado durante un máximo de 40 segundos y entre 55 y 160 km/h. El rearranque se produce por medio de un alternador reversible muy rápido y suave en su cometido. Además, este dispositivo también gestiona el Stop-Start e incluso para el motor térmico desde 22 km/h en fase de deceleración, por ejemplo, en la aproximación a un semáforo. Con esta tecnología Audi ha conseguido etiquetar a sus modelos con el distintivo ECO, clasificación que debería obtener igualmente el SQ8.

Para gestionar semejante potencial, el chasis del Audi SQ8 recurre a las más avanzadas soluciones de la marca. A la tracción integral quattro, con reparto inicial 40/60 por ciento entre el eje delantero y trasero, de serie también cuenta con la suspensión neumática adaptativa, que además de variar la altura de la carrocería, ajusta su respuesta a la condiciones del firme y de la conducción. Opcionalmente puede montar dirección a las ruedas traseras, diferencial deportivo, estabilizadoras activas y frenos cerámicos.

Audi SQ8 TDI

AUDI SQ8 TDI: SU COMPORTAMIENTO

Con todo esto, el comportamiento del Audi SQ8 resulta espectacular. El confort siempre parece una constante en toda situación, independientemente del modo de conducción, y si en trazados abiertos parece fácil que ofrezca la seguridad que transmite, en trazados de montaña impresiona su aplomo, agilidad y facilidad de conducción, al menos contando con todos los sistemas que tiene a su alcance. El SQ8 se siente grande porque lo es. Mide 5 metros de largo y su altura se va a los 1.7 metros, pero no reacciona aparatosamente. Con muy poco volanteo la dirección trasera permite que hasta 50 km/h el SQ8 gire con muchísima naturalidad. 

Un verdadero fuera de serie de Audi.con potencia, tecnología y un andar espectacular para mezclar deportividad con aventura en el placer de un viaje.