“Tuvimos un sábado difícil”

Matías Rossi no tuvo un buen comienzo en el Autódromo de Mendoza, en el segundo entrenamiento se rompió el motor de su Toyota y no pudo salir a clasificar.

El ganador de Rosario tuvo inconvenientes a la hora de salir a clasificar, cuando finalizaba el segundo entrenamiento el motor de su Toyota dijo basta y el equipo no pudo cambiarlo a tiempo para que pueda girar en la clasificación.

Rossi lamentó el hecho de no poder salir a clasificar ya que el Toyota antes de romper el motor se mostraba competitivo, ahora piensa en cambiar el chip y buscar el protagonismo perdido. El domingo largará último en la primer serie.