Valtteri Bottas despuntó el vicio arriba de un auto de rally

En una nueva incursión en la disciplina, el piloto de Mercedes se subió a un Skoda Fabia R5 durante una prueba en Finlandia.

Valtteri Bottas volvió a experimentar la sensación de velocidad en su cuerpo, pero no lo hizo arriba de un monoplaza de Fórmula 1, sino que se subió a un auto de rally. El hombre de Mercedes realizó una prueba con un Skoda Fabia R5 del equipo del Printsport Racing en la zona de Savitaipale, Finlandia.

Aprovechando el parate que generó la pandemia del Coronavirus en la temporada 2020 de la Fórmula 1, Bottas sumó una nueva experiencia dentro de la especialidad de los derrapes y también tuvo la posibilidad de subir a un nuevo modelo, el sexto dentro de su derrotero en la disciplina.

En 2019, el finés tuvo nutrida actividad lejos de las pistas, ya que comenzó en enero con el Rally del Ártico a bordo de un Ford Fiesta del M-Sport. Allí finalizó quinto y pudo ganar un especial, dejando muy buenas impresiones.

Luego, el finés participó del desarrollo del Fiesta R5 que hizo la estructura de Malcom Wilson. Primero fue parte en los test que se llevaron a cabo en mayo en Francia y después tuvo su experiencia en el asfalto de Alemania, en agosto. Este último test lo consumó con un auto con especificaciones similares a las que utilizó en su debut a principio de temporada.

 

Antes del último contacto con el Fiesta de la escuadra de Cumbria, Bottas fue invitado por Toyota y en julio se subió al Yaris en Finlandia. En esta ocasión tuvo la posibilidad de compartir el vehículo con el cuatro veces campeón Juha Kankkunen.

Tras el Gran Premio de Hungría del año pasado, el piloto suomi siguió su periplo dentro del rally, ya que junto a su compatriota Esapekka Lappi pudo vivir en carne propia las características de un Citroën C3 de WRC.

El cierre del 2019 lo vería al nacido en Nastola sumando su primera victoria en la especialidad, ya que ganó con relativa facilidad el Rallycircuit Cote d'Azur, una carrera que se disputa en torno al circuito de Paul Ricard. Allí compitió con un Citroën DS3 WRC atendido por el PH Sport.

La última experiencia de Bottas antes de subirse al Skoda fue en enero de este año cuando volvió a participar en el Rally del Ártico. Esta vez, el finlandés corrió con el DS3 y no pudo mejorar su rendimiento, ya que terminó noveno.