Verstappen pasó del drama a la alegría en Hungría

Max Verstappen tuvo un domingo que arrancó complicado pero terminó bien en Hungría, ya que fue segundo tras despistarse en la vuelta camino a la grilla de partida.

El domingo del Gran Premio de Hungría para Max Verstappen tuvo sensaciones encontradas, ya que instantes previos al arranque de la carrera vivió un drama al despistarse y romper la parte delantera del Red Bull. El equipo trabajó a contra reloj y llegó a reparar los daños por lo que el holandés pudo largar, hacer una gran competencia, y llegar en el segundo escalón del podio.

"Al principio no fue como quería, por supuesto, acabé contra las barreras en la vuelta camino a la grilla de partida. Pero los mecánicos hicieron un trabajo increíble para arreglar el auto. No sé cómo lo hicieron, pero fue increíble. Hay que darles todo el mérito del segundo lugar, me hicieron muy feliz. Creí que no iba a poder correr, así que ser segundo es como una victoria", señaló Verstappen una vez que se bajó del Red Bull.

 

En relación a lo que fue el trámite de la carrera, Verstappen analizó: “La primera mitad fue crucial y, a partir de ahí, creo que tomamos las decisiones correctas y tuvimos buen ritmo. Simplemente seguimos haciendo lo nuestro y, por supuesto, poder colarnos entre los dos Mercedes es bueno para nosotros. Logramos luchar con uno de los dos cuando el sábado fueron muy dominantes. Podemos estar contentos con ello".

Por último, el holandés habló sobre el mano a mano que mantuvo con Valtteri Bottas por el segundo lugar: "Yo solo estaba tratando de marcar mi propio ritmo y, por supuesto, pude ver que estaba acercándose como a segundo por vuelta. Seguir aquí a otro coche es bastante complicado, así que cuando estuvo a 1,5 segundos, fue un poco más difícil para él. En la última vuelta también tuvimos tráfico delante, lo que no me facilitó el trabajo con mis gomas viejas. Pero logramos aguantar y estoy muy contento con el segundo puesto”.