Ya se pueden comprar autos con bitcoin

Elon Musk anunció que "ya se puede comprar un Tesla con Bitcoin". Por ahora sólo es posible en Estados Unidos, y la tendencia será en todo el mundo en 2022.

La revolución energética primero, y ahora la monetaria. En la industria automotriz suceden permanentes cambios. Uno de ellos tiene que ver con Tesla que ya permite comprar sus autos con Bitcoin. Por ahora esto tan sólo es posible en Estados Unidos, pero es probable que este mismo año ya podrá hacerse desde cualquier lugar del mundo.

Elon Musk así lo ha anunciado esta semana en su Twitter, donde ha confirmado un rumor que ya circulaba desde el año pasado. "Ahora ya podés comprar un Tesla con Bitcoin", ha escrito el visionario. "Tesla tan sólo usa software interno y de código abierto, y opera directamente con nodos de Bitcoin".

"El Bitcoin que se pague a Tesla seguirá como Bitcoin y no se convertirá a una moneda fiduciaria".

Es interesante recordar que Tesla compró 1.500 millones de dólares en Bitcoin a principios de este año, sumándose a una corriente creciente de grandes empresas que ven en esta criptomoneda un valor seguro.

Tesla completó su inversión a principios de febrero cuando el Bitcoin cotizaba por debajo de la barrera de los 40.000 dólares. Desde entonces, su valor ha subido hasta situarse en la actualidad en 56.300 dólares. Esta novedad se suma a la posibilidad de adquirir los autos de Tesla en renting, algo que es posible desde agosto de 2020. El Model 3 está disponible desde 614 euros al mes más IVA durante 60 meses con 10.000 kilómetros anuales.

Tesla también está trabajando en una modalidad de suscripción para su tecnología de conducción autónoma total, para que los conductores y flotas de empresas no tengan que abonar los 7.500 euros que cuesta en la mayoría de los países europeos, por ejemplo.

La previsión es que esta posibilidad esté disponible en algún momento del segundo trimestre, aunque desde la marca insisten en que la FSD es "una inversión de cara al futuro" porque su precio se incrementará a medida que la tecnología adquiera nuevas funciones.