"Argentina y Brasil con las mismas preocupaciones"

Los países más fuertes de Sudamérica en automovilismo, tienen similares inconvenientes financieros. Con sus estrategias tratan de resolverlos.

Mucho tiene que ver la crisis económica y moral de la que trata de salir Brasil con el retiro de Felipe Massa y la ausencia –por primera vez desde el año 1969-  de jóvenes talentos con respaldo  económico suficiente para llegar a la Fórmula 1. Argentina  parece tener los mismos inconvenientes y comienzan a verse con mayor claridad,  en el momento de atacar enérgicamente el proyecto Fórmula 1 en Buenos Aires y simultáneamente sostener la proyección de un piloto que reúna condiciones y lo acompañe un importante apoyo económico para representar a nuestro país. Sin embargo, según Marcos Laborda, pareciera que varios pilotos internacionales ven el automovilismo brasileño emergiendo de la crisis y como buena opción para desarrollarse profesionalmente.

Laborda asiste paralelamente a equipos profesionales de competición en Argentina y Brasil. Tiene su punto de vista con respecto a la economía en el orden automovilístico de estos dos países: Yo creo que siempre las preocupaciones son las mismas tanto en Argentina como en Brasil”.

  • Leer más: Toyota restauró su auto de carrera más antiguo
  • Al momento de analizar un automovilismo  y otro,  claramente deja su mensaje dándole crédito a la posición que ha tomado Brasil en este aspecto: “Hoy Stock Car pasa por un gran momento. La categoría ha podido nutrirse de grandes pilotos, algunos de ellos compiten en la Fórmula E como Nelsinho Piquet o Lucas di Grazzi que,  sumado a los ex pilotos de Fórmula 1 como,  Rubens Barrichello y Ricardo Zonta  considero que hay un nivel muy alto. Esto hace que la Categoría se posicione muy bien a nivel mundial.”Barrichello

    El técnico argentino va más allá planteando que inclusive es una buena opción laboral para muchos pilotos profesionales seguir apostando a este deporte. “Los  pilotos que hemos tenido la suerte de invitar y participaron en la primera prueba del año - que llegaron de doce países diferentes -  se encontraron con una categoría y una realidad económica similar o muy parecida a la que hoy tiene Europa. Esto no quiere decir que Brasil esté bien,  sino que  el resto del mundo este un poquito peor. Ellos ven al Stock Car como una buena salida laboral en el contexto de pilotos profesionales.”

  • Leer más: El cronograma para Potrero de los Funes
  • Más allá de lo planteado precedentemente hay realidades contundentes y similares en el aspecto económico. En Stock Car si se pretende pelear un campeonato se requieren cerca de  tres millones de reales es decir, aproximadamente veinte millones de pesos argentinos. Pero, de la misma manera que acá, reunir ese presupuesto depende de múltiples factores. Hoy muchos pilotos participan en Stock Car con la mitad de los recursos y otros equipos importantes,  han visto restricciones en sus ingresos ante el alejamiento temporal de patrocinantes.