Con el cuchillo entre los dientes, Pernía corrió a lo Boca

Pernía le metió garra a la final de Súper TC 2000. El de Renault largó 19 y llegó cuarto. Le descontó puntos a su compañero Facundo Ardusso

El partido que jugó Boca en cancha de Racing, donde el equipo del Mellizo Guillermo Barros Scheletto lo empató a pocos minutos del final ,y el fin de semana de Leo Pernía en el Súper TC 2000, tuvieron un punto en común. Ambos pudieron revertir una situación que se les presentó compleja desde muy temprano y que los vio, en un momento, en la lona. Boca perdía 2 a 0 y el de Renault había sido excluido y debía largar desde el puesto 19 de la grilla. Para ambos el panorama estaba más que oscuro y lo terminaron con una cierta sonrisa. Pernía arribó cuarto.

El sábado luego de la exclusión de los cuatro autos de Renault, la cara de cada uno de sus pilotos, fundamentalmente de aquellos que luchan por el campeonato, lo decían todo. Se les estaba escampando la gran oportunidad de ir por la carrera del domingo con autos, el de Ardusso y Pernía, que demostraron tener un potencial muy importante.

Leer más: Renault contestó y mostró el motivo de la exclusión 

Por el lado del Tanito es sabido que se está jugando dos campeonatos. Por un lado el que le debe ganar a todos los candidatos del Súper TC 2000 y por el otro el que tiene que vencer a su compañero de estructura.Pernía está convencido de su trabajo. Cuenta con una herramienta igual a la de Facundo Ardusso y los dos tienen la tranquilidad de saber que la marca del rombo está nuevamente en su mejor momento.

A partir de ahora quedan dos capítulos. Primero los 200 Kilómetros y después el coronación en Alta Gracia. Ayer el de Tandil le descontó puntos a Facundo pero no pudo hacerlo con quien más debe. Agustín Canapino. Para quien escribe no hay dudas que en la fecha próxima se define el campeonato interno. Quien salga mejor parado de Buenos Aires irá a Córdoba con un mayor respaldo.  

A dos finales para la corona, las cartas están dadas y conociendo a Pernía uno nunca puede decir que es de esos pilotos que bajan los brazos. Todo lo contrario. Después del mal trago en San Nicolás, y que le costó digerir, Leo realizó una gran final. Metió, buscó, manejó, avanzó, y transpiró el buzo. No hay dudas que ayer, Leo Pernía corrió a lo Boca.   

Leer más: Pernía: "En carrera nadie me regaló nada"