¿Cuánto cuesta correr en TC?

¿Cuánto cuesta correr en TC?

Compartir

Los costos no detienen su escalada y esta temporada un piloto que pretenda pelear el campeonato necesitará aproximadamente unos 8 millones de pesos…

“Desde mi época de piloto y más allá de los contextos del país, siempre se necesitaron unos 500 mil dólares para ser campeón de TC… Eso no cambia”, explicaba en una de las conferencias de prensa en sus años fuertes al frente de la ACTC, Oscar Aventín, ante la consulta de los periodistas acerca de la preocupación de los pilotos y equipos por los elevados costos de la categoría. Este año, un piloto que pretenda pelear por el título y deba contratar los servicios de un equipo de jerarquía deberá desembolsar alrededor de 500 mil pesos por carrera. Es decir, a lo largo de las 16 fechas se desprenderá de unos 8 millones de pesos, lo que representará poco más de 530 mil dólares para intentar pintar el 1 en el 2017.

Así como cada año hablar del reglamente técnico es un tema recurrente, también lo es la cuestión de los costos en el TC. Los pilotos le dedican más tiempo a reunir el presupuesto que a manejar los autos de carrera. Y el extenso calendario los obliga a conseguir una montaña de dinero, en muchos casos, cada quince días. Desde hace ya mucho tiempo, para la gran mayoría dejó de ser solo la pasión por acelerar, para convertirse en un medio de vida.

Antes de poner el auto en marcha, el piloto comienza con el incesante desembolso en el circuito de la carrera. En la torre de control tiene que abonarle a la ACTC unos 78.265 pesos en concepto de inscripción (12.500 pesos), licencia de piloto (11.500 anual), licencia del concurrente (11.500 anual), licencia de chasista (3.250 por carrera), licencia médica (4.500 semestral), recarga de matafuego (2.500 semestral), amortiguadores (7.000), neumáticos (35.600 los dos juegos), carpa de boxes (7.000), cobertura médica de MAC (2.500) y combustible (3.400 por 200 litros de nafta). Además, contratar el servicio de radios al proveedor de las comunicaciones Bravatec cuesta entre 2.300 y 4.500 pesos. 

En la misma torre de control el piloto debe abonarle a la categoría la suma de 56.000 pesos por el motor. Casi 20.000 pesos más de lo que la dirigencia anunció que se iba a cobrar por los impulsores en el comienzo de la era de los multiválvulas. Y a pesar de que la implementación de los motores modernos tenía el objetivo de reducir los costos, no se pudo desterrar el arreglo particular entre pilotos y motoristas, por lo que en los números finales el piloto necesita cerca de 90.000 pesos para contar con la potencia del motorista al que le contrata los servicios.

La cadena de pagos continúa en los boxes. Un ingeniero percibe entre 20 y 30 mil pesos. En repuestos se van entre 40 y 50 mil pesos. Y el resto del presupuesto se reparte entre los servicios y la utilidad del equipo, que puede variar entre los 180 y 250 mil pesos de acuerdo a la jerarquía de la estructura.

Se acabaron los tiempos de pilotos contratados en el TC. Todos deben ir en busca de sus sponsors. En el mejor de los casos, los propietarios de equipos ayudan a los animadores del circo a reunir el dinero para salir a pista. Lo que está claro es que quienes tienen aspiraciones deportivas precisarán alrededor de unos 8 millones de pesos para soñar con levantar la Copa de Oro. 

Compartir