El WEC debate su futuro

Las principales marcas que integran el WEC mantienen reuniones para diagramar el futuro de la categoría, que estaría más cercano a reemplazar los híbridos de LMP1 por autos deportivos de lujo.

El Mundial de Resistencia inició hace unos días una temporada que dejó por un lado alivio respecto de la cantidad de autos, y por otro la preocupación de la disparidad en su principal categoría la LMP1, donde los Toyota mostraron que por el momento competirán solo entre sus pilotos por el lugar más alto del podio. 

Sabiendo esto y pensando más allá del actual torneo, representantes de Toyota, McLaren, Ford, Aston Martin y hasta Ferrari se sentaron en una mesa para debatir acerca del futuro de la categoría.

El tema principal pasa por la opción de cambiar el reglamento de LMP1 hacia una filosofía más dirigida a los GTP, algo que en teoría debería atraer a los principales fabricantes que en los últimos tiempos se han lanzado al desarrollo y construcción de hiperdeportivos para la calle más propios de circuito.

En declaraciones al medio británico, Autosport, Antonello Coletta, responsable de carreras GT de Ferrari, confirmó que los de Maranello son uno de los nombres que están sentados junto al ACO y a la FIA alrededor de la mesa en la que se dirimirá el futuro del campeonato.

Hasta conocer el rumbo definitivo, los italianos se muestran precavidos. Coletta apunta a que Ferrari está realizando una estrategia similar a la de Aston Martin, estando presentes en las reuniones, aunque sin aventurar por el momento si se encuentran interesados en esta nueva categoría.

LEER MÁS: WEC: Toyota reconoció haber "congelado" el resultado en Spa

"Estamos alrededor de la mesa con los otros fabricantes, pero no podemos decir si estamos interesados ​​o no. Necesitamos entender qué está pasando, pero si la nueva categoría no es tan costosa, muchos fabricantes podrían estar", aseguró el directivo.

Con tres fabricantes representados en GTE Pro tomando parte de estas conversaciones, parece claro que las conversaciones se están desarrollando en el mismo camino que el que se comenzó a vislumbrar hace ya algunos meses, con más marcas involucradas gracias a la reducción de costos, una limitación de la tecnología híbrida y la llegada de autos que se alejan de la figura de los prototipos LMP1 actuales para acercarse a formas que tengan relación directa con los hiperdeportivos que vemos, a cuenta gotas, en las calles.