Muñoz Marchesi: Reflejos, suerte y mucho susto

Adrenalina es lo que sobró en el cuerpo de Matías Muñoz Marchesi durante la prueba de tanque llenos que por milímetros no le pegó a José Manuel Urcera.

Un poco de todo tuvo el entrenamiento del Súper TC2000 en Potrero de los Funes. Es que José Manuel Urcera le pegó al paredón y detrás de él venía Matías Muñoz Marchesi, quien lo esquivó por un lugar que parecía imposible.

Cuando el Citroën quedó de costado, Muñoz Marchesi buscó pasarlo por el lado de la pared, pero Urcera se fue para atrás y el espacio que quedó entre la cola del C4 Lounge y el muro era el hueco exacto del ancho del Peugeot.

Muñoz Marchesi tuvo los reflejos para no pegarle de lleno, la suerte lo acompaño porque quedó el especio suficiente pero el susto de romper todo el auto y pegarse no se lo quitó nadie.

La palabra de Muñoz Marchesi: