Alpine A110: regresará un clásico del rally.

El auto clásico del rally mundial costará 150.000 euros, y estará disponible desde inicios de 2020 para los equipos privados europeos.

Un auto deportivo que ha marcado una época en los campeonatos de rally, se apresta a volver para competir de igual a igual con los nuevos modelos por los caminos de Europa. Después de mucho tiempo de espera, se produce al regreso de un vehículo mítico para la especialidad como es el Alpine A110.

Un deportivo legendario, en la década de los años 60 y 70 del pasado siglo, que triunfó en competición y entre los amantes de los clásicos deportivos, entre otras cosas, por su motor ubicado en posición trasera, por el ligero chasis tubular o por la carrocería de fibra de vidrio.

Tanto era su potencial que, en 1973, se proclamó campeón del mundo de rally. Y los responsables de la firma francesa quieren volver por sus fueros, construyendo la máquina moderna cuyas fotos ya lo descubren. El Alpine A110 Rally, que competirá en la categoría de dos ruedas motrices (2WD), a partir de 2020.

El novedoso y clásico al mismo tiempo,  A110 Rally es algo más que unos simples adhesivos para la carrocería y una jaula antivuelco sobre la base de un A110S. El responsable del proyecto es el especialista Signatech y ha utilizado el chasis aligerado de los modelos de competición GT4 y Cup.

Alpine Rally

Dado que el auto se va a enfrentar a diferentes escenarios, la suspensión de tres vías, con tope hidráulico, disfruta de una puesta a punto específica y se ha incorporado un sistema de frenos Brembo, a la altura de las circunstancias. Se mantiene el motor turboalimentado de nafta, con 1,8 litros de cilindrada, aunque el cuadro de potencia supera los 300 CV, sin confirmar la cifra exacta.

Una caja de cambios secuencial de seis velocidades completa el conjunto, encargada de encauzar la potencia disponible hacia el eje posterior. Su marca indisimulable y estandarte es que sigue siendo un propulsión trasera y seguirá siéndolo, así que no se podrá ver un Alpine A110 disputando el Campeonato del Mundo de Rally (WRC) a corto plazo.

No obstante, esa circunstancia no impide que el modelo francés disfrute de un nuevo diferencial específico, de deslizamiento limitado, enfocado para su uso en competición. En cuanto a medidas de seguridad, el vehículo cuenta con homologación FIA, lo que incluye la mencionada jaula y los asientos baquet con arneses de seguridad de seis puntos. Según afirma el fabricante, el proceso de homologación para la categoría FIA R-GT sigue su curso, aunque debería obtenerla en breve.

El auto podrá competir en manos de equipos privados del rally europeo, que antes deberán desembolsar una cantidad de 150.000 euros, con las primeras entregas previstas cuando comience 2020. 

Alpine A110 Rally