Amigos sin derecho

Hasta fin del 2020 parecía que eran amigos con derecho a algún roce pero desde este fin de semana, al parecer la historia ha cambiado, entre Matías Rossi y Julián Santero

Matías Rossi y Julián Santero son dos de los principales protagonistas del campeonato 2020 del STC2000.

Desde la llegada del mendocino, hace dos temporadas al equipo Toyota Gazoo Racing, se ha convertido en el principal escudero del gran referente que tiene el equipo desde hace años.

Nadie puede dudar que Matías Rossi es el piloto insignia de la escuadra que lidera Darío Ramonda, lugar que por otra parte se lo ha ganado justificadamente.

Hasta la última carrera de Bs. As, siempre dio la impresión que Santero debía correr para su compañero y esperar la venia para levantar, pasar y hasta ganar.

Pero en Bs. As. Julián sorprendió a Rossi en la horquilla y ganó su primera carrera en el STC2000, logrando un triunfo más que merecido, por su fidelidad con el equipo y con su compañero, con el cual siempre tuvieron una excelente relación.

El campeonato se reanudó este fin de semana en Rio Cuarto y la historia parecía repetirse. Una nueva pole del mendicino, tercera consecutiva, le abrían un panorama más que alentador en función de seguir creciendo en el campeonato y meterle presión al escolta del "Granadero" en el certámen, Agustín Canapino.

El barajar y dar de nuevo que propone el ordenamiento de partida de la carrera clasificatoria, por las penalizaciones, Santero y Rossi fueron a parar a la mitad de la grilla.

Como habitualmente se da, en la tarde de los sábados, la carrera se torna picante y los muchachos salen a quemar las naves de movida intentando ganar posiciones para la final del domingo.

Como se vio, la fricción y rivalidad que arrastraban desde el Top Race en Concepción del Uruguay Franco Girolami y Rossi, se trasladó a la pista cordobesa y en su afán por superarse provocaron el embate de Santero, que vió el hueco, se metió, impactó contra su compañero Rossi y los superó generando la primera gran polémica del 2021.

Santero Rossi

La consecuencia fue la penalización para Julián Santero, por considerar los Comisarios Deportivos, que no había lugar para esa maniobra y que "Chocó", no "Tocó", al Toyota n° 17, algo que compartío Rossi en sus declaraciones y no lo compartió su compañero.

Más allá si estamos de acuerdo o no con la resolución, si en el STC2000 se cobra todo y en otras categorías fiscalizadas por el mismo ente rector, en maniobras similares, no, lo que se pudo percibir es que la relación entre amigos o compañeros se quebró.

Ya no se escuchó ni el "Mati" ni el "Juli" de otras competencias.

Rossi custionó el accionar de su compañero, no ocultó su fastidio cuando bajó del auto, y recriminó la maniobra en sus declaraciones mencionando que se agrregla puertas adentro con el equipo mientras que  Santero no estuvo de acuerdo con la sanción,  mencionando al "misil" fríamente "Matías Rossi".

Hasta el sábado parecía que eran compañeros con derecho a algún roce, sobrepaso o con las mismas chances de correr,  pero parece que de aquí en más el título de la película cambiará  radicalmente y será compañeros pero "sin derecho a roce".

En una categoría donde todo se cuestiona, muchas veces por deporte, esta solo es una perlita más a la cadena de situaciones que se generarán seguramente de aquí hasta que finalice el campeonato.