Así se ve el Aston Martin DBS Superleggera 2020

El Aston Martin DBS Superleggera 2020 tiene carrocería obra de Carrozeria Touring Superleggera y un V12 frontal con potencia de 725 CV.

Estos autos son un verdadero lujo. Y si bien en Argentina no se los ve en la calle, siempre es bueno disfritarlos al menos en fotos o características que le son propias de una marca de prestigio e histórica. El Aston Martin DBS Superleggera es la versión más deportiva y exclusiva desarrollada sobre la base del Aston Martin DB11. A pesar de compartir con el DB11 chasis, elementos de su carrocería y otros componentes, el DBS Superleggera ofrecer una visión más deportiva y radical para distanciarse del carácter GT del Aston Martin DB11, lo que le permite ubicarse un peldaño por encima en prestaciones y enfoque.

Aston Martin DBS Superleggera 2020

Un Aston Martin no puede ser vulgar. Necesita mostrar sofisticación y moderación con buen gusto incluso cuando tiene un motor V12 de 5.2 litros biturbo con 725 CV bajo su capot. Un Aston necesita una apariencia personalizada para atraer la atención sin hacer ostentación.

El Aston Martin DBS Superleggera 2020, ya sea en formato coupé o en el convertible DBS Volante, realiza los sueños de un buen deportivo con gracia estética y tranquilidad.

Aston es una pequeña empresa que no cuenta con el respaldo de un gigante corporativo. Se conforma con los activos y el patrimonio que tiene a mano, además de algunos componentes que compra de Mercedes-AMG. Esto hace que por ejemplo el chasis de aluminio del DBS se comparta con el DB11, otorgando a los dos modelos la misma forma básica. Son los detalles, y el golpe único del V12 modificado del DBS, lo que diferencia a los dos.

Aston Martin DBS Superleggera 2020

La carrocería de fibra de carbono, que incluye el splitter delantero y el alerón trasero, quita algunos kilos del peso en el DBS respecto a la versión AMR V12 del DB11. El tejido liviano también coexiste en cuero en su interior. Un panel de techo de fibra de carbono es una opción que puede rondar los 4.000 euros, pero una que se requiere, junto con el escape de titanio, para lograr la cifra de reducción de peso de 72 kg que anuncia la compañía británica.

Al presionar el botón en el tablero del DBS, y al encenderse su motor V12 comenzará a girar dejando una especie de zumbido al estilo de una turbina. El motor despirta y los resonadores en el escape cambian el tono según el modo de conducción (GT, Sport y Sport +). Al pulsar los botones de selección que resaltan en medio del tablero del auto para activar la transmisión automática estándar de ocho velocidades y listo.

El motor V12 del DBS es similar en gran medida al del DB11 AMR con 639 CV, pero los ajustes de software le permiten aumentar aún más su pico de potencia. El resultado es unos 725 caballos y un par constante de 899 Nm de par motor entre las 1.800 y 5.000 rpm. Con una cantidad tan grande de par distribuido en un rango tan amplio de velocidad del motor, un propietario podría pasar años sin acercarse a la línea roja de 7.000 rpm.

Aston Martin DBS Superleggera 2020

La transmisión automática 8HP95 de origen ZF cuenta con un convertidor de par convencional, pero cambia con tanta precisión, tanto por sí sola como a través de las levas metálicas tras el volante del DBS, que una transmisión de doble embrague sería una complicación innecesaria.

Este DBS con tracción trasera no despega con el impresionante golpe inicial de un Lamborghini Aventador con tracción total. Se necesita algo de práctica para calibrar exactamente la aplicación correcta del acelerador para un empuje máximo sin un patinaje excesivo. Si bien puede no entrar dentro del club de los dos segundos en el 0 a 100 km/h, este Aston debería alcanzar esa marca en 3,2 segundos, lo que sigue siendo impresionante.

Su gran potencia es más evidente cuando se acelera desde una velocidad de crucero hacia el hiperespacio. A medida que aumenta el par del motor, todo el auto parece tensarse antes de desembocar en un estallido de velocidad. Los turbos le dan al V12 de Aston un rugido más bajo que, por ejemplo, el de un Aventador con motor atmosférico, pero también amortiguan el aullido natural de los 12 cilindros más selectos.

En el modo GT, el DBS funciona como la máquina de lujo que es. Tiene llantas de 21 pulgadas y neumáticos de verano Pirelli P Zero PZ4 de pared lateral delgada (tamaño 265 / 35R-21 en la parte delantera y 305 / 30R-21 en la parte trasera). 

Aston Martin DBS Superleggera 2020

En el interior, los asientos delanteros tienen una forma casi perfecta, mientras que los dos "asientos" traseros son realmente útiles solo para guardar bolsas pequeñas o perros más pequeños. Con su techo bajo y su radicalmente inclinados parabrisas y luneta trasera la sensación dentro del DBS es, digamos, íntima.

La aceleración del DBS se siente implacable hacia su velocidad máxima de 340 km/h. Este DBS es algo así como un auto Gran Turismo con piernas robustas. Como Aston Martin, el DBS Superleggera es un espectáculo totalmente satisfactorio y sofisticado que exige pocos compromisos por un rendimiento que se puede disfrutar sin esfuerzo.

Sus valores en el Aston Martin DBS Superleggera 5.2 V12 son de 321.000 euros y el Aston Martin DBS Superleggera 5.2 V12 Volante de 338.000 euros.

Aston Martin DBS Superleggera 2020