Avanza el armado de la réplica del Ford de Falaschi

La peña “La 16 de Guido” impulsa el proyecto y el equipo Forte Sport trabaja en la construcción del último Falcon de Guido en el TC.

Un grupo de fanáticos de la localidad de Cabildo, cercana a Bahía Blanca, formó la peña “La 16 de Guido” y hace dos años arrancó el proyecto de la construcción de la réplica del Ford Falcon que utilizara Guido Falaschi en la temporada 2011 y con el que sufriera el fatídico accidente de Balcarce. Los trabajos están a cargo del equipo Forte Sport y en los próximos 15 días el auto tendría todas sus partes armadas y entraría a la etapa de pintura para terminar de cristalizar el homenaje a un piloto y auto que marcaron a fuego al automovilismo contemporáneo.

La peña es un grupo de 30 personas que viajan a las carreras de TC. Aquel 13 de noviembre de 2011 volvieron desde la Sierra La Barrosa a su pueblo con el mismo desconsuelo que abrumaba a todo el ambiente tuerca. Sin embargo, la idea comenzó a tomar forma siete años más tarde.

“En el 2018, volvíamos de la carrera de Viedma y a cuatro kilómetros de nuestras casas, cuando estábamos llegando del viaje, nos encontramos con un accidente grande. Era Rody Agut uno de los involucrados. Estuvo internado en el hospital local unas dos semanas. Yo iba todos los días a visitarlo y a ayudarlo en todo lo que necesitara. En esos días, le contamos nuestra idea de hacer la réplica del auto de Guido y él nos empujó a arrancar”, cuenta Omar Belamendía, integrante de la peña e impulsor del proyecto.

A partir de esa amistad con Rody Agut, también se sumó a la iniciativa Walter Alifraco. “Nos trajimos un casco de un Falcon que tenía historia. Era el de Correo Argentino de (Roberto) Urretavizcaya, que después fue el de 9 de Oro de Christian Ledesma. El auto lo empezó a armar Edgardo Laureta, famoso chasista de Bahía Blanca”, relata Omar.

“Primero la idea era tener una réplica para poder exhibirla y girar en algún autódromo, pero después empezó a tomar mayor magnitud. Compramos fierros modernos del TC de ahora, como una cañonera de 9 pulgadas, la caja Saenz secuencial, Rody nos iba a proveer el motor del auto así que le alcanzamos elementos, frenos de competición”, detalla Belamendía.

En el medio del proceso, Leo Forte –propietario del Forte Sport, equipo con el que debutó Falaschi en el TC- se ofreció a terminar con el armado del auto. Así, el auto viajó a La Plata al taller del equipo hace unos quince días y el propio Forte habló ayer, en Carburando por TyC Sport, y narró: “Tuvimos que cambiar el casco porque el anterior era un TC viejo, con largueros, y teníamos que hacer muchas modificaciones para adaptarles los elementos nuevos. Les propuse hacerlo con una estructura moderna que yo le había mandado a un amigo de ellos a Cabildo. Y reformulamos el proyecto”.

El Falcon entra en sus últimos días de armado. “La parte suspensión está terminada, los frenos también y esta semana finalizaremos con la colocación de acrílicos en las ventanillas y ya quedará listo para ingresar a la parte de pintura en unos diez días. Lo va a pintar y plotear la misma gente que lo hizo en el HAZ y la verdad que los muchachos del HAZ nos están dando una mano bárbara con material, fotos y videos para que nosotros lo podamos dejar tal como era el auto de Guido”, señala Forte.

El eterno Falcon #16 predominantemente verde tendrá su réplica terminada dentro de unos 20 ó 30 días. “Víctor Falaschi (padre de Guido) aceptó esta idea desde el principio”, asegura Omar. El auto sería presentado en Las Parejas, ciudad natal del piloto, y también es la intención exhibirlo en la primera carrera de TC, cuando la pandemia lo permita.

Entrevista completa con Leo Forte: