BMW X7, el súper SUV de siete plazas

El nuevo BMW X7 será el abanderado de los modelos 'X' de la marca alemana, el súper exclusivo SUV se destaca por su confort.

El nuevo BMW X7 será el abanderado de los modelos 'X' de la marca alemana, el súper exclusivo SUV. Además tiene el honor de estrenar la parrilla frontal con los 'riñones' más grandes que ha tenido jamás un modelo de BMW. Además es el único BMW disponible con siete –o seis– plazas. Mercados como el estadounidense o el chino son sus principales objetivos, pero nadie quiere renunciar a sacar tajada de otros terrenos como el europeo.

Ensamblado en la planta norteamericana de Spartanburg, en Carolina del Sur –EE.UU.–, al igual que el resto de modelos 'X' a excepción de los X1 y X2, este SUV alcanza los 5,15 metros de largo, 23 centímetros más que el X5, con una distancia entre ejes que crece en 9,5 centímetros y un peso que se incrementa en 185 kilogramos. Como es tradición en la marca, el tablero es prácticamente el mismo que el de su hermano menor, al igual que la disposición y los paneles de las puertas. Pese a ello es cierto que en el X7 hay más exclusividad, con nuevas combinaciones de colores y tonalidades y terminaciones aún más exclusivos que contribuyen ha incrementa la sensación de lujo extremo y situándola al mismo nivel de todo un Serie 7.

Disponible en configuraciones de seis o siete plazas, este nuevo X7 cuenta con unas butacas centrales que pueden moverse longitudinalmente casi 14,5 centímetros para variar el espacio disponible para las piernas de los ocupantes de las dos últimas filas. Las medidas interiores junto con el inmenso techo panorámico triple, de serie, crean una sensación de amplitud a bordo como pocos vehículos son capaces de ofrecer.

BMW X7

El baúl, con las siete plazas ocupadas, tiene una capacidad de 326 litros, similar a la de algunos compactos de cuatro metros pero si se pliegan las dos filas traseras de asientos se alcanzan los 2.120 litros, casi como una furgoneta. Cuenta con motores eléctricos para plegar y abatir los asientos de la segunda y tercera fila, permitiéndonos además disponer de un espacio para acceder a las últimas plazas, volviendo a su posición original también con solo pulsar un interruptor. Por cierto, el portón es practicalble en dos mitades, una parte hacia arriba y otra hacia abajo, con accionamiento eléctrico en ambas y función 'manos libres'.

En el habitáculo destaca la última generación del BMW Head-Up Display, que incluye una instrumentación completamente digital con una pantalla de 12,3 pulgadas que hace las veces de cuadro de mandos, y otra destinada al sistema multimedia. En ambos casos, presiden el tablero y permiten acceder a todos los sistemas de control, información y entretenimiento de una forma rápida y fácil, gracias al sistema operativo BMW 7.0recién estrenado. Éste puede manejarse mediante la pantalla táctil, el mando del iDrive o con el control por voz que responde a la orden de “Hola BMW”, sin necesidad de mensajes preestablecidos, tan solo con órdenes sencillas, y con un funcionamiento excelente por rapidez y facilidad de uso. Además, también permite algunos controles gestuales, como es habitual en la marca.

La gama de motores la componen dos bloques diésel y uno nafta, en todos los casos de seis cilindros en línea, todos con caja automática de ocho relaciones y la tracción total xDrive. Cuenta con una suspensión muy similar a la empleada en el X5, independiente de dobles trapecios delante y multibrazo detrás, con muelles neumáticos y amortiguadores adaptativos de serie con los tres motores disponibles.

Opcionalmente dispone de dirección a las cuatro ruedas, las estabilizadoras activas y el diferencial trasero autoblocante con control electrónico, de serie en el M50d y un paquete opcional off road que añade un selector específico para los modos de conducción todoterreno. En cada uno de estos programas se modifica toda la electrónica y la altura libre al suelo y que puede llegar a aumentar en cuatro centímetros con respecto a la altura normal de ruta. De serie sus neumáticos son de 20 pulgadas, aunque opcionalmente podemos llegar hasta las 22. En el caso de la verión M cuenta con equipo de frenos potenciado, pues además de tener mayor diámetros son refrigerados delante y detrás e incluyen discos de cuatro pistones.

El equipamiento de serie es abundante pero quedan infinidad de opciones tanto de elementos de ayuda a la conducción, como los faros láser o el control de crucero activo, o gran cantidad de elementos de personalización que pueden llevarte al cielo con un inmenso techo de cristal 'estrellado' a base de micro-leds. 

El precio de venta parte en Europa es de 98.950 euros del modelo 30d, seguido por los 99.950 euros del 40i y los 124.000 del M50d.

BMW X7