Con la garra charrúa

Mauricio Lambiris se quedó con la final electrizante de la Clase 3 en Posadas con el Ford Focus del equipo Martos Competición. De esta manera, el uruguayo obtuvo su pimer triunfo en la categoría. Gran pelea entre él y Jonatan Castellano, quien finalizó segundo. El podio lo completó Guillermo D’aguanno.

El Turismo Nacional cerró su actividad del fin de semana en Posadas con una vibrante final de la Clase 3, en la cual la victoria quedó en manos de Mauricio Lambiris. El uruguayo mantuvo una gran lucha por la punta con Jonatan Castellano y sobre el final pudo superarlo para ver por primera vez la bandera a cuadros como primero dentro de la categoría.

La carrera se largaba con Leonel Pernía como dueño de la pole, en el giro previo el de Tandil sufrió una pinchadura en el neumático delantero derecho. Igualmente largó y pudo mantener la punta. Castellano  con el Cruze era segundo y Lambiris tercero, luego de un apretado inicio entre ellos.

En la quinta vuelta, ya Pernía venía muy complicado con el Línea y decidió entrar a boxes a cambiar, en ese momento perdía la punta del campeonato con Moriatis. Por su parte, Leonel Larrauri pasaba a ser tercero luego de una polémica maniobra en la que rozó a Fabián Pisandelli y también involucró a Iván Saturni y Matías Rossi. En la punta Lambiris se acercaba a Castellano pero no podía.

En el noveno giro, Larrauri fue penalizado con un “pase y siga” por lo anteriormente mencionado. Fabián Pisandelli era el nuevo tercero. Sin embargo, en la siguiente vuelta el pampeano entrando a la recta principal sufrió el desprendimiento de neumático trasero izquiero y perdió todo tipo de posibilidad. En ese momento, era el turno de Guillermo D’aguanno de capturar la última colocación del podio, quien estaba muy lejos de los punteros.

Más tarde, Moriatis sufrió un inconveniente en uno de los amortiguadores traseros y tuvo que entrar a boxes. De esta manera, había un nuevo golpe de escena para el campeonato, ya que Pernía volvía a ser el puntero

En la vuelta 17, Lambiris después de dejar que se desgaste el Chevrolet de Castellano sale a buscar decidido. Allí se le acerca tanto que tiene un roce en la bajada del carrusel, el cual los podría haber dejado a los dos con las manos vacías.

Sin embargo, al siguiente giro, Lambirisi lo ataca y en una maniobra en la que ambos se respetaron, estiró el frenaje de la recta opuesta para ser el nuevo líder con su Ford. A partir de allí, pudo sacar una mínima diferencia y quedarse con la victoria. Castellano y D’aguanno fueron segundo y tercero, respectivamente.