Con tal de correr se vino a dedo de Trelew a Buenos Aires

El piloto de la categoría Super Stock 600, Alexis Carballo Fanelli, oriundo de Chubut, se quedó sin presupuesto. Un amigo le prestó la moto para correr y sin dinero viajó a dedo desde Trelew a Buenos Aires.

La pasión no entiende de razones. El piloto oriundo de Trelew, Alexis Carballo Fanelli llegando a fin de temporada se quedó sin presupuesto. Su año deportivo en el Campeonato Argentino de Super Stock 600 había finalizado. Sin ermbargo, recibió el llamado de un amigo también piloto que le ofreció su moto para correr en la Catedral del Motociclismo Argentino, el Autódromo de Buenos Aires. Su colega, Alejandro Rein, iba a correr en Buenos Aires como piloto invitado pero al enterarse que Alexis Carballo no había logrado reunir el presupuesto para la fecha decidió cederle su moto para que su amigo, que participó todo el año no se perdiera el capítulo del Superbike Argentino en el Gálvez. El chubutense carecía hasta para viáticos y decidió “viajar a dedo” los 1.372 km que separan su Trelew natal hasta la ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Así cuenta su Diario de Viaje.

"Era sabido que no iba a participar, no había presupuesto, no había nada. Así que hace varios días llamé a mi Jefe de equipo, Fernando Celi (Celi Competición) y le dije que alquile la moto que yo utilizo para participar en el Argentino y el Bonaerense así no la tenía parada y la podría utilizar otro piloto. El sábado 26 de octubre previo a la fecha del Gálvez, les comenté a mis amigos que no podía viajar y que me perdía la fecha. Una vez que lo comuniqué en mis redes sociales empecé a recibir llamados de colegas y amigos que me insistieron para que viniera a correr. Ale Rein me ofreció su moto y mi compañero en la Super Stock 600 y rival, Matías Duchini me brindó su ayuda. Así que me decidí junte mis pocas cosas, las metí en un bolso y me fui a la ruta. Hice una cadena con mis amistades también por las redes sociales y así fue como amigos de amigos me fueron contactando hasta que di con un Camionero de una empresa de transporte que se ofreció a llevarme”. señaló. 

Luego agregó: “Una vez que llegué a Liniers me recibió Matías Duchini que me alojó en su casa y hasta me dio de comer”. El viernes ya en el autodromo, estaba perdido, me sentía raro no le encontraba la vuelta a la moto, pero con el trabajo del preparador Lucas Quintana la fuimos adaptando a mi estilo de manejo. El sábado ya estuve más cómodo, Fernando Celi me cedió una corona para poder mejorar la multiplicación y volví a sentirme competitivo. El domingo finalice 6to. sumé puntos y siento que no fue en vano toda la movida que hice. Quiero agradecer a Alejandro Rein porque no es fácil ceder lo que más amas, me prestó su objeto más preciado y eso se lo tengo que agradecer. También al Quintana Sport, Matías Duchini y a Fernando Celi”.

“La vuelta fue más sencilla. Me contacté con los chicos de la empresa de transporte y Fernando Celi me llevó hasta La Plata donde partí en viaje de regreso a mi provincia”. “Ya estoy llegando a casa y pensando como voy a  hacer para ir a la última fecha del año en San Nicolás”.

 

Foto: Megamax