Cuando Fontana le dijo a su acompañante que era hora de bajarse

A 13 años del TC sin acompañantes, el último campeón de la butaca derecha fue Javier Pichetti. En dialogó con Carburando contó la frase que le dijo Norberto

El viernes 11 de mayo de 2007, cuando el Turismo Carretera llegó al autódromo de Paraná para cumplir con la sexta fecha de ese calendario, quedará grabado para el ambiente del TC. Desde esa competencia, la categoría dejó a los acompañantes abajo después de 70 años. La medida se tomó  por cuestiones de seguridad luego del accidente de Guillermo Castellanos en Comodoro Rivadavia.

Para recordar esos tiempos, Carburando dialogó con Javier Pichetti, último acompañante campeón, y al respecto comentó. “No puedo creer que haya pasado tanto tiempo. Me parece que fue ayer”, señala quien acompañó a Norberto Fontana en el campeonato donde logró el título. Quien hoy tiene 44 años, y también nació en Arrecifes, contó que le dijo Fontana para que se bajara de la butaca derecha. “Cuando sucedió al accidente del TC Pista en Rafaela me acuerdo bien clara la frase de Norberto. “Yo tengo que correr porque es mi trabajo. Vos lo haces porque sos mi amigo”. En ese momento me dio a entender que ya no valia la pena arriesgar. Le dije terminamos el año y me bajo. Así fue”.

 Para Pichetti el acompañante “era un espectador de lujo pero con responsabilidades”. “A mi Norberto me pedía parciales, que mire los relojes y tenía que estar muy atento. Eran momentos lindos pero intensos”. Más allá de eso si hoy tuviese la oportunidad de volver a subir, Javier lo haría. “Sin dudas. No le tengo miedo y hoy hay mejores medidas de seguridad que cuando yo estaba. Por ejemplo las protecciones laterales”.

Leer más: Hoy 13 años que el TC corre sin acompañante

La carta de Pichetti a Fontana enviada a Europa

Desde joven Javier Pichetti soñaba con ser acompañante del Turismo Carretera y si era posible quería hacerlo con su amigo. “Cuando Fontana estaba en Europa hice grabar un cassette donde todos los amigos le mandábamos un saludo. Aparte de eso le escribí una carta donde le deseaba toda la suerte y donde le decía que iba a llegar a la Fórmula 1. Pero demás le puse que el día que el volviera a la Argentina iba a correr en el TC y yo iba a ser su acompañante. En el 2005 me llamo y me dijo tenía que acompañarlo. Yo mucho no quería pero me hizo recordar la carta. Ahí acepté”.