Daniel Cosenza demuestra que la pasión no tiene límite

Daniel Cosenza ganó la etapa regular y ya se prepara para pelear por el título en Mendoza

Daniel Cosenza es uno de los entusiastas pilotos de la Fiat Competizione.

Con varios años en la categoría, aquel fanático del automovilismo que acompañaba a Leo Pernía en la butaca derecha del TC, se convirtió en piloto.

La categoría monomarca le dio al "Platinado" la posibilidad de practicar su deporte preferido que con el paso de los años y con un entrenamiento muy duro llega a este presente que lo tiene como protagonista en la categoría de los Fiat.

Viene de ganar en el difícil "Zonda" de San Juan y se perfila como uno de los candidatos a la corona.

Platinado auto

"Ganar en San Juan fue muy especial, como me había pasado cuando gané mi primera carrera en Rafaela. Pudimos quedar primeros para los Play Off que si bien no es una gran ventaja, es una satisfacción ya que a nuestra edad, poder ser competitivos, es reconfortable", comentó Cosenza.

"La categoría se emparejó mucho con los instructores y con la paridad de los autos por lo que nos permite correr de igual a igual con los más experimentados. De todas maneras siempre se disfruta manejar este auto y compartir con los amigos el fin de semana de carrera".

Con respecto a Mendoza, próxima cita de la Fiat Competizione, expresó:

"Llegamos muy bien con muchas expectativas y con ganas de pelear la punta nuevamente. Espreo que me vaya mejor que el año pasado en Mendoza y que no haya tantos golpes como en San Juan".

Platinado

En el final la consulta fue por qué le dedicó el triunfo a uno de sus tres hijos diciendo: "Se lo dedico a mi hijo preferido"

"Si quedó mal lo que dije en el podio pero era el cumpleaños de mi hijo Catriel y me había dicho: "Si ganás me dedicás el triunfo diciendo que soy tu preferido", fue por eso, ya sabían Florencia y Federico, mis otros hijos, que podía pasar así que esta todo bien y ellos saben que un padre no tiene preferencias por uno, sino por todos sus hijos. Fue solo una promesa, ja ja ", finalizó el arquitecto de Villa Devoto.