De la mano de Risatti Honda ve un horizonte

Honda fue protagonista en Paraná. Con Risatti se metió en la Súper Clasificación y peleó por el podio. Al final quedó quinto pero se abre una esperanza

Lo realizado por Caito Risatti, durante el fin de semana en Paraná, fue muy festejado por el equipo Honda de Súper TC 2000. La estructura que maneja Víctor Rubén Rosso logró meterse en los primeros planos de la categoría y no es poca cosa. Es sabido que al grupo le viene costando mucho trabajo poder estar dentro de la competitividad y acercarse tanto a Renault como Toyota que son los que marcan el camino en la actualidad.

Cuando comenzó la actividad en la tierra entrerriana se empezó a ver una leve recuperación del Honda. Fundamentalmente en el auto de Caito. A medida que fueron pasando las tandas, el trabajo del cordobés fue de menor a mayor y se notaba un gran optimismo. Si bien su meta era estar entre los diez mejores de la clasificación de manera firme, al finalizar la misma Risatti estaba entre los seis para pelear por la Súper Clasificación. Como en el automovilismo el tiempo también pasa rápido ese puesto pudo festejarse poco. Instantáneamente había que decir la estrategia a utilizar para la parte final. Había dos caminos: Intentar pelear por el uno o especular para no cargar kilos. Mientras Risatti continuaba arriba del Civic, la radio entre el y Rosso no paraba de pulsarse. Eso era síntoma de que las opiniones estaban divididas. El piloto no quería girar rápido y el responsable del Team quería un resultado fuerte. Si bien el hombre de Marcos Juárez era consciente que cargar kilos lo perjudicaría, el estar peleando por la clasificación entusiasmaba a soñar. Rosso sabía y sabe que en condiciones normales, por el momento no está para luchar bien arriba. En definitiva el plan que se utilizó fue el de Rosso y Risatti quedó tercero para largar la carrera del domingo.

Leer más: Risatti: "Yo no quería girar rápido, el equipo me lo pidió"

Con el primer objetivo cumplido había que ir por el segundo. Mantener ese Honda adelante en carrera. Así fue. Caito fue una de las figuras de la gran competencia que desarrolló el Súper TC 2000 después de muchísimo tiempo. Luchó, manejó, buscó, se defendió, intentó y se mostró entre los grandes con auto que todavía tiene un largo camino por recorrer. Finalizó quinto.

Al finalizar la jornada dominguera, el Team se fue más esperanzado de la capital entrerriana. Vieron en el  Honda de Risatti una esperanza para seguir confiando que de situaciones difíciles se sale con mucho trabajo. 

Leer más: Risatti, Chapur y Pernía, cortados por la misma tijera