Del Súper TC2000 a mecánico de la F1 en cinco años

Nicolás Bianco es de Marcos Juárez y es mecánico “posteriorista” del equipo Alpha Tauri de F1, donde este fin de semana arrancará su cuarta temporada.

“Yo quería ser mecánico de autos de carrera y mi abuelo me decía que no iba a tener futuro”, cuenta Nicolás Bianco, un joven de Marcos Juárez, Córdoba, que arrancó como mecánico en la Fórmula Renault Plus, llegó al equipo RAM de TC2000 y luego de ascender al Súper TC2000 en la misma estructura, persiguió sus sueños y este fin de semana arrancará su cuarta temporada en la Fórmula 1, en Austria, como mecánico “posteriorista” de la escudería Alpha Tauri.

Instalado en un hotel de Spielberg y antes de pisar el Red Bull Ring en la previa de la primera fecha del Campeonato Mundial de F1, Bianco dialogó con Carburando, en el programa de TyC Sports, para compartir su historia de vida y relatar cómo se prepara para el retorno a las pistas con la Máxima, en tiempos de pandemia.

-Carburando: ¿Cómo llegaste en cinco años a pasar del Súper TC2000 a la F1?

-Nicolás Bianco: Empecé a trabajar en la Fórmula Plus con el equipo HRC. Juan Angel Rosso vino a hacer una carrera en San Luis con nosotros. Y quedamos en contacto. Ahí Víctor (Rosso, padre de Juan Angel y propietario del RAM) me propuso ir a Carlos Paz a hacer un auto para el “Colo”. Ahí aprendí mucho porque es uno de los equipos más renombrados del TC2000 y Súper TC2000. Cuando el Colo se fue a correr a Inglaterra creí que me quedaba sin trabajo y Víctor me dijo que me quedara tranquilo que iba a pasar al equipo del TC2000, con Leo Monti, con Víctor, Seba Martino.

-C: ¿Cómo surgió la posibilidad de ir a Europa?

-NB: Un día, Seba Martino me dijo que yo tenía mentalidad europea y que me tenía que ir a trabajar allá. Preparé los papeles, había hecho una entrevista con el JAS Motorsports del WTCC y me vine a trabajar en ese equipo. Yo pensé que era por un año, pero las cosas fueron muy bien y me quedé. Yo trabajaba con Robert Huff. Estuvo muy bueno, porque ese año Pechito (López) ganaba todo y yo cantaba el himno en los podios, je.

-C: ¿Cuándo aparece la oportunidad de la F1?

-NB: Yo quería mejorar. Y puse mi curriculum en Linkedin. Salió una propuesta de un equipo de Emilia Romagna, en Italia, en enero de 2017, para mecánico hidráulico. Yo no sabía para qué equipo era. Hicimos una entrevista vía Skype en la que en ningún momento me preguntaron algo de mecánica durante 45 minutos de charla. Me preguntaban de mi vida solamente. Les gustó mi perfil y me dijeron que iban a pasar los datos al equipo. Pero no me podían decir de qué equipo se trataba, solo que era de F1. Casi me muero. Ahí había solo dos equipos: Ferrari y Toro Rosso (hoy Alpha Tauri).

-C: ¿Cómo empezó tu trabajo?

-NB: En Toro Rosso arranqué a trabajar en el equipo test, con bancos de pruebas de frenos, de torción, de suspensiones… Ahí aprendés muchísimo y no llegás crudo al momento de empezar a viajar a las carreras. En JAS ya me cambió mucho la forma de trabajar respecto de Argentina. Se trabaja con procedimientos, no te salteás pasos. Es muy esquemático todo.

-C: ¿Cómo fue viajar a tu primera carrera de F1?

-NB: Mi primera carrera no me la olvido más. Uno de los chicos se golpeó y yo era el primer repuesto de mecánico. El miércoles a las 9 de la noche me llaman y me dicen que al otro día tenía que viajar a las 5 de la mañana para Canadá. Así que tuve que prepararme todo rápido, armarme el bolso y allá fui. Fue increíble.

-C: ¿Cuál era tu función?

-NB: Fui de mecánico posteriorista, que es lo que hago ahora. En la F1 empezás haciendo algo y casi que lo hacés toda la vida, porque la gente se especializa en lo que hace. Si crecés, crecés como jefe de mecánico. El posteriorista trabaja todo lo que comprende del motor para atrás: suspensión interna, suspensión externa, armada de los frenos…

-C: ¿Tenés funciones en el pit stop?

-NB: Sí… En el pit stop me encargo de poner el neumático trasero derecho. Entrené en este receso unos 200 pit stop, más una hora de gimnasio por día, más entrenamiento mental en casa… El mismo entrenamiento que hace el piloto. El momento de la parada es impresionante la tensión que se vive. La adrenalina está a dos millones y el corazón a fondo. Pero una vez que me posiciono se baja una cortina y no existe otra cosa más.

-C: ¿Cómo es el procedimiento?

-NB: Arranca con el llamado de los 20 segundos, que es cuando el auto está ingresando. Ahí hay que ir a buscar el neumático, sacarle la funda, y posicionarse para el cambio. La goma pesa 17 kilos y está a más de 100 grados de temperatura. Así que la goma está apoyada en el piso y nosotros usamos guantes especiales. Yo trabajo en el auto de (Daniil) Kvyat, pero en el pit stop lo hago con los dos autos, con el de (Pierre) Gasly también.

-C: ¿Qué instructivos recibieron para la carrera de Austria respecto de los protocolos?

-NB: Tenemos nuestro equipo médico. Ya nos hicimos el hisopado y sabemos que no tenemos COVID-19. Nos dieron las recomendaciones de limpiarnos las manos, de estar a dos metros de una persona que no sea del equipo. Cuando entremos al paddock nos van a aislar y nos van a hacer el hisopado. Cada cuatro días nos van a hacer el test, durante este período hasta la carrera de Hungría. Vamos del circuito al hotel y viceversa, y tenemos una hora por día para hacer gimnasio. Pero no podemos salir a cenar, ni a pasear.

-C: ¿Tienen prohibido estar en contacto con personal de otros equipos?

-NB: No tenemos nada prohibido… Pero es aconsejable no tener contacto con gente de otros equipos. Los mecánicos, los hidráulicos y los electrónicos solo podremos estar en la grilla…

-C: ¿Cuánto va a cambiar el trabajo para ustedes?

-NB: No va a cambiar mucho, porque son todos procedimientos. Pero sí tendremos que usar mascarilla y eso es molesto por el calor que está haciendo y la temperatura del auto. Pero ya lo probamos y está todo bien… No queda otra.

 

Los pit stop de la F1 en primera persona:

 

Los protocolos de la F1: